Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

19/11/2017

¿Dónde hay que estudiar para ser político? Los altos cargos públicos y sus prebendas

No debe haber nada tan satisfactorio como legislar para uno mismo. ¡Qué gustazo atribuirse con libertad el sueldo uno mismo!. “Señoría, ¿hacen 12.000 para ti?” . “Vale, pero ¿y las dietas, pluses de peligrosidad social, y demás…?” “Claro, claro, por supuesto. Anote también eso, escribano, y que quede consignado en acta; que a D. Pepe nada le ha de faltar.

Nuestros diputados y senadores crean las normas entre polémicas disputas por la confrontación habitual de criterios. Los partidos políticos con representación en la cámara se enzarzan en interminables debates sobre asuntos que nos atañen a todos. Pero un día sale el sol y acuden a la sesión ordinaria con un punto del día: hoy toca tratar los propios sueldos. Desde primera hora todos sonríen abiertamente, esta vez habrá consenso a la primera, la cosa va sobre raíles y aprueban de forma unánime unos emolumentos que nos producen sonrojo a los demás ciudadanos.

Como no los veremos picar piedras al sol, propongo que esas cifras se proclamen a los cuatro vientos en informativos, periódicos y estaciones de metro. Y que en época de elecciones, junto al rostro agigantado del candidato de turno en el cartel aparezca la leyenda: “Juntos avanzamos… sobre todo yo”.

La pérdida, el cambio o el cese del trabajo es una amarga papeleta que todos los trabajadores sufren al menos alguna vez y el día para cobrar una nueva nómina parece alejarse cada vez más. Sin embargo la clase política ha sabido garantizarse una cómoda salida económica para cuando los partidos no cuenten con ellos, bien por cambio de gobierno, bien por jubilación, es decir, no sólo cuando su “empleo” peligra sino también ante cualquier eventualidad. Simplemente han blindado sus condiciones. ¿Crisis económica? ¿Y qué? Para ellos no habrá ninguna crisis económica.

Según los dictados de la Constitución una misma persona no debe cobrar dos salarios de los fondos públicos por aquello de la ley de incompatibilidades. Papel mojado (aquí también), puesto que deber y poder no son una misma cosa y nuestros queridos políticos lo saben, por eso dicha norma se la pasan tranquilamente por el forro.

Esto ocurre con ex ministros, ex secretarios y otros tipos de ex altos cargos de la administración y de distintas instituciones públicas cuando dejan su cargo. Para vencer el estres post-traumático que supone reintegrarse a la vida laboral “normal” no hay mejor remedio que no reintegrarse a una vida laboral “normal”. Sus señorías no han nacido para privación alguna, de modo que han acordado todo tipo de indemnizaciones y retribuciones para cuando llega el momento de apartarse.

Todo contribuyente ha de declarar por todos sus ingresos, pero un tercio del sueldo de los diputados y senadores no pagan IRPF porque se le considera una indemnización para gastos de su función. Y mientras un ciudadano tiene que cotizar durante 35 años para cobrar la totalidad de la base reguladora de la pensión a que tiene derecho, a los miembros del Gobierno le basta con jurar el cargo y los diputados y senadores sólo tienen que acumular siete años. Esto hará la diferencia entre tener una jubilación de mierda o tener una jubilación de oro.

Ejemplo: si la ministra de Igualdad, Bibiana Aída, que ahora tiene 31 añitos, decidiera no trabajar más, tendría ya asegurada la pensión máxima. Todos estos “ex” cuando cesan pasan a cobrar el 80% de su salario dos años más.

No deben ser pocos los que acumulan dos, tres o más sueldos públicos; aquellos que ya están cobrando como ex ministros, sumaran ahora el sueldo de diputado o de presidente de una comisión o de miembro de algún tipo de fundación, o bien les corresponderá algún tipo de indemnización, qué curioso, o bien sumarán ingresos con la docencia, o bien le endosarán un cargo importante en la empresa privada. Aparte también puede estar muy bien seguir percibiendo la nómina del partido. El panorama se repite, cómo no, en la comunidades autónomas.

Hay voces en el PSOE o en el PP (da lo mismo que lo mismo da) que han apelado en ocasiones a la ética para que sus compañeros retirados no reclamen todas estas pagas absurdas y escandalosas que ambos partidos han ido pactando en silencio con los años, pero a ver quien es el guapo que renuncia al gordo de la lotería.

Hierve la sangre con todo esto, y más aún al constatar datos más precisos que dieron El Mundo y El País hace poco.

Sed inteligentes, quitad de la cabeza a vuestros hijos lo de ser futbolistas o protagonistas en el reino del petardeo. No se me ocurren muchas cosas tan rentables como esto de la política.

4 thoughts on “¿Dónde hay que estudiar para ser político? Los altos cargos públicos y sus prebendas

  • Pingback: El chollo de ser político en España « hermanotemblon

  • señor x

    estoy de acuerdo con todo. esto debe acabar ya este mangoneo sin nosotros ellos no son nada, parece que elllos tienen l poder pro es al reves l poder lo tenemo nosotros

    Reply
  • santiago muñoz real

    Solo puedo decir que esta clase politica que se esta combirtiendo en casta politica y salvese quien pueda SON UNOS BASTARDOS POLITICAMENTE HABLANDO. Que se puede añadir o decir de estos BASTARDOS POLITICOS que JURAN POR SU CONCIENCIA Y HONOR CUMPLIR Y HACER CUMPLIR LA CONSTITUCION para las pocas horas despues VIOLARLA EN EL MISMISIMO PARLAMENTO DONDE RESIDE LA SOBERANIA POPULAR. Ya he denunciado este hecho GRAVISIMO al Tribunal Constitucional. al Presidente del Congreso de Di-puta-dos o mas y al Defensor del Pueblo pero NADA, parece ser que estos hechos TAN GRAVES para estas instituciones no tiene importancia, ¿sera´que tambien estan contaminados por la corruptela parlamentaria?

    Reply
  • Pingback: El chollo de ser político en España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies