Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

20/07/2017

El sorprendente y retorcido lado de la producción de tarjetas microSD

Cualquier persona que haya buceado por las profundidades de eBay en busca de las microSD más baratas, sabrá que muchas, muchísimas de esas tarjetas que se venden como auténticas no son sino sofisticados Judas de paupérrimo rendimiento y limitada vida útil. El problema está en que buena parte de ellas podrían pasar por originales… y eso se debe a que tal vez han sido fabricadas por la compañía original. ¿Cómo es esto?……

Andrew “Bunnie” Huang, co-creador de Chumby y hacker de la Xbox original, dio con la respuesta cuando en diciembre del año pasado le avisaron de que un lote de tarjetas Kingston utilizadas en el Chumby había comenzado a fallar sin motivo aparente. Alarmado ante la posibilidad de haber recibido en un envío defectuoso, Bunnie inspeccionó personalmente las tarjetas, encontrando algunas diferencias muy curiosas entre las disponibles en las tiendas y las entregadas por Kingston. Para empezar, el logotipo del estándar microSD era ligeramente distinto, e igual de curiosa era la elección del color para la impresión del número de serie, realizada en el mismo blanco utilizado en el resto de la tarjeta. Pero esto sólo era el comienzo: una comprobación más exhaustiva demostró que el código de identificación electrónico era falso. Algo fallaba, y quedó patentemente claro cuando después de examinar los detalles, Kingston aceptó sustituir cerca de 1.000 unidades sin dar explicaciones.

Pero Bunnie no se iba a conformar con un simple cambio de hardware. Escamado por la respuesta de la compañía, nuestro aventurado protagonista se fue directamente a China, y visitó los establecimientos del “mercado gris” de Shenzhen para ver si podía encontrar más tarjetas como la suya. Lo que se halló fue algo mucho más preocupante: cantidad de tiendas venden al por mayor tarjetas Kingston con chips de baja calidad y serigrafías incorrectas, introduciéndolas si así lo deseas en paquetes originales, con hologramas anticopia y códigos de validación online. La pesadilla de todo fabricante.

Desnudados los chips de memoria mediante un baño en ácido, Bunnie cree que sus microSD defectuosas fueron creadas junto a muchas otras originales durante los denominados “turnos fantasma”, series ilegales realizadas por empleados rebeldes, que sin conocimiento ni respeto por los números de serie, arman productos que pueden pasar por válidos utilizando componentes de baja calidad rescatados antes de su llegada a las trituradoras. Lo peligroso del asunto es que el descontrol es tan grave que la propia Kingston puede vender estas tarjetas como productos auténticos y merecedores de confianza.

En opinión de Bunnie, marcas como SanDisk y Samsung, que fabrican sus propios chips, son más fiables que Kingston porque ejercen un mayor control sobre las líneas de producción, lo que redunda en un menor número de “copias genuinas”. En otras palabras, mucho ojito con lo que compras, y si es al por mayor, ándate con pies de plomo, porque no sería del todo extraño que alguien terminará dándote gato por liebre… incluso sin saberlo.

Fuente: http://es.engadget.com/2010/02/24/el-sorprendente-y-retorcido-lado-de-la-produccion-de-tarjetas-mi/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies