Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

21/11/2017

¿A qué esperamos para ser felices?

Tenía nostalgia de versos, esa letrilla suelta que algunos practican para ahondar en los sentimientos, de modo que hago un copia/pega de unas líneas pertenecientes a la lírica extraviada de hermetik. Él sabrá perdonarme el hurto…

¿A qué esperamos para ser felices?

No supo nadie explicarme por qué estoy aquí,
o hasta donde …
¿Cómo iba a hacerlo yo?

Esto es solo otra existencia canija, de savia poderosa, sí,
aunque crónica circunspecta que desaparecerá como el viento,
aquel que sopla sobre la tierra y se aleja
sin ruido ni cánticos gloriosos
como para empañar los ojos de nadie.

Espero no derrumbarme al final,
ya hube de llorar en silencio muchas veces,
padecido de cien maneras,
pero nunca fue necesario murmurar una oración
a un cielo lejano y sordo.

Además, ¿por qué habría de confesarme
si solo me arrepiento de lo que no hice?

Sabiendo que no hay una forma de justicia
ni terrenal ni mucho menos divina,
ya que por ese lado nada espero.
y después de tantos aciertos como desaciertos,
considero que no tengo derecho
a reclamar recompensa alguna.

Me marcharé sin haber resuelto
ni uno solo de los misterios circundantes,
sin haberme a mí mismo hallado
y aunque también yo intentase disimular
mis defectos y carencias con las habituales argucias,
siempre fui honesto y sincero,
todo lo sincero que puede ser un hombre.

No es poca la estupidez.
Se dicen tales disparates por todos aceptados
que a veces pienso que el único loco soy yo.
Sí, debe de ser eso…
Sin embargo algo me dice que las verdades no lo son
por ser proclamadas a gritos.
No hay realmente verdades irrebatibles
pero sí que hay mentiras evidentes,

A mi manera amé la vida
frecuentemente,
intensamente,
desordenadamente.
A los que a pesar de todo aman la vida
no puede esperarles forma alguna de condenación
¿quién lo cree así?

Ignoro por completo cuándo terminará esto,
uno, diez, veinte años… no importa,
los números bailan ante nuestro desconcierto:
no hay patrón de uno que para otro sirva.
El tiempo como siempre se escurre sin control.
Un día trataré de encontrar un nuevo sol,
en vano, pues ya se habrá ocultado más allá de mis límites,
escapará a mis ojos
se alejará de la memoria.

Todas las criaturas en su plenitud padecemos la misma sed,
sería el mayor de los desconsuelos no seguir soñando,
levantarse una mañana y constatar que ya no están los pájaros,
ya que cuando le damos la espalda el mundo todavía es más hermoso.

Es trágico olvidar lo poco que precisa la vida de un hombre:

Un trago largo de agua fría,
una sombra fresca a tiempo,
atravesar la tierra bajo el sonido de la respiración.

Una taza de café humeante
y consigo canción de amor,
el abrazo de una mirada cómplice,
los colores del crepúsculo reventando
y los labios jugosos de una mujer.

One thought on “¿A qué esperamos para ser felices?

  • Josefina

    A veces, necesitamos poco para sentirnos vivios: que el sol nos caliente las manos a través de la ventana mientras un par de gorditos gorriones cogen las migas dejadas en el poyete de la ventana o, mirar esa piedra ocupada, en medio del rio, donde un cormorán extiende sus alas para que se le sequen.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies