Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

19/11/2017

A ver qué dicen las sanguijuelas ..

a ver que dicen_01

No me preguntéis nada, pero el Doctor y naturalista George Merryweather (1794-1870) a lo largo de mucho tiempo había observado que durante los momentos anteriores a la aparición de una tormenta las sanguijuelas de agua dulce tendían a agitarse, a ponerse “nerviosillas”. Entonces la conclusión fue clara: sanguijuelas por un lado, tormenta por el otro… ¡Lo suyo aquí en medio es una máquina!

Una aclaración previa es necesaria: estamos ante uno de esos auténticos y típicos científicos de la era victoriana, es decir, un caballero convencido de que todo problema de la humanidad tiene su correspondiente solución práctica por medio de algún ingenioso mecanismo. Y como además se daba maña para inventar extraños artilugios, en la gran Exposición Universal de 1851 celebrada en el Crystal Palace londinense presentó el Tempest Pronosticator o “pronosticador de tempestades”, un dispositivo de predicción meteorológica que causó sensación entre el público.

Consistía el invento (haría las delicias de los enamorados del diseño tecnológico de la era victoriana) en un artilugio de un metro de alto formado por una docena de frascos de vidrio en círculo. Cada uno albergaba una sanguijuela en un poco de agua de lluvia, lo que permitía que las sanguijuelas pudieran verse unas a otras.

“Así no se angustiarán por su solitario confinamiento”, señalaba el inventor

Cuando el aire se cargaba eléctricamente, las sanguijuelas se agitaban comenzando a trepar por las paredes de la botella introduciéndose en un estrecho tubo de latón y moviendo así un pequeño martillo de hueso de ballena conectado a su vez a una campana a la que hacía sonar. Con este soniquete ya sabías que se acercaba una tormenta.

a ver que dicen_02

Merryweather consideraba al indicador o pronosticador de tempestades como “Una de las ideas más magníficas que había salido de la mente de un hombre” y así trató de persuadir al gobierno inglés para instalar su cacharro en los puertos de todo el litoral británico. No reaccionó sin embargo el gobierno sino con frialdad a la propuesta y el Departamento Meteorológico insistió en continuar utilizando barómetros de mercurio antes que de sanguijuelas. El invento de Merryweather quedó relegado al olvido.

Por cierto, el apellido Merryweather no podía ser más apropiado, ya que viene a significar “tiempo alegre” (¿en serio?). Y al parecer, sí, las sanguijuelas son sensibles a los cambios en el clima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies