Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

17/08/2017

American Beauty

Se que podría estar bastante enfadado por lo que me pasó, pero es difícil estar enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo. A veces siento como si la viera toda a la vez y es demasiado. Mi corazón se llena como un globo que está a punto de estallar… y entonces recuerdo que tengo que relajarme y no intentar aferrarme a ella y fluye a través de mí como la lluvia. Y no puedo dejar de sentir gratitud por cada simple momento de mi estúpida y pequeña vida… No tienes idea de lo que estoy hablando, pero no te preocupes, algún día lo sabrás

American Beauty (1999).

Poquito antes del último cambio de siglo “American Beauty” dejaba en la gran pantalla un trago amargo de actualidad en la tradición del mejor estilo americano, esto es, contra el propio estilo americano. Una especie de fábula sobre la clase media occidental, acerca de sus aspiraciones y al mismo tiempo sus miserias (que son o pueden ser muchas).

Matrimonio con hija, buena casa y una serie de comodidades materiales conseguidas… Todo parece bien encarrilado y sin embargo algo esencial falla en este escenario de barrio residencial con césped impoluto y garajes habitados por relucientes coches. Un decorado que a poco que escarbes revelará el fracaso generalizado de las relaciones personales.

Los demás seguramente tampoco lo han hecho mejor. No creeríais lo que se esconde bajo los tejados (y casi mejor no saberlo). La vida ordinaria de muchas personas respetables y respetadas navega por aguas revueltas de hipocresía y doble moral, clara evidencia de que algo apesta en nuestro tinglado. Aquí es por donde entra un guión ácido y demoledor con personajes magistralmente dibujados. Son prototipos de la sociedad en que vivimos, personajes dominados por el ansia de sacar la cabeza por encima de los demás pero en el fondo muy inseguros, con un carácter que parece oscilar entre la represión y la perversión.

La historia de la película gira en torno a Lester Burnham (colosal Kevin Spacey) un hombre en plena crisis existencial de los cuarenta que percibe que está perdiendo el tiempo bajo el peso de los conflictos familiares y de su propia rutina. Odia su trabajo, su mujer es una trepa egocéntrica (una también muy creíble Annette Bening) y con su hija apenas sabe comunicarse.

Envuelto en monótona insatisfacción, un día sus sentidos se encaprichan de una amiga de su hija adolescente. Saca pecho, recupera forma física y sueña con conquistas imposibles. En realidad es sólo el principio de un despertar que lo empuja a romper convencionalismos y redescubrir toda una serie de causas perdidas por el camino.

Una tragicomedia perturbadora con dosis de humor socarrón que plantea situaciones ácidas; una película crítica con la falsedad imperante, los odios reprimidos y la infelicidad en general y que busca reivindicar la belleza no atendida.

Con una narración cautivadora, poderío visual y buena banda sonora, “American Beauty” arremete contra la fragilidad de los pilares en que nos sustentamos y en particular contra la expansión de las relaciones superficiales. Se agradece que una película practique la reflexión mordaz sin imponer criterios para que nos veamos reflejados, y que trate temas profundos y universales en torno a la infelicidad de manera aparentemente ligera. Eso es algo que lo hace posible, entre otras cosas, la ironía que asoma en cada sonrisa de Spacey.

¿Tenemos lo que merecemos, una sociedad donde la proyección de la imagen es más importante que la vida misma? Si es así, eso demostraría cuán desorientados andamos.

Mensaje: dejad de fingir, malditos. Dejad de querer ser lo que no sois y no malgastéis tanto tiempo con las apariencias. Sólo así cabe alguna posibilidad de aprender a valorar la hermosura de las pequeñas cosas que nos rodean. Incluso una bolsa de plástico flotando al aire tiene su belleza. Y recordad… a pesar de todo la vida sí vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies