Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

22/06/2017

Angelo Faticoni, el corcho humano

Angelo Faticoni (1859-1931) era un inmigrante italiano que fue apodado por la prensa norteamericana como “el corcho humano” por el extraño y poco natural comportamiento de su cuerpo en el agua.

Podía por ejemplo permanecer a flote durante 15 horas con 20 libras de plomo atado a los tobillos, dormir profundamente o adoptar cualquier posición que le pidieran.

Una vez lo metieron junto a una gran bala de cañón en el interior de una bolsa cosida; poco después su cabeza reaparecía en la superficie permaneciendo inmóvil en esa posición durante 8 horas. En otra ocasión atravesó el Hudson atado a una pesada silla con plomo.

Los más escépticos afirmaron que Faticoni utilizaba algún tinglado con cables ocultos y algunos miembros de la iglesia que estaba poseído por el diablo, pero él siempre estuvo encantado de colaborar con todo aquél que quisiera poner a prueba sus “poderes”. Fue examinado con estupor por estudiantes de Harvard y diversas autoridades médicas que lo único que dictaminaron es que lo que veían era auténtico y que si flotaba debía ser por la naturaleza de su órganos internos, muy diferente a la del resto de los mortales (pero sin especificar mucho más).

Faticoni a menudo prometía revelar el secreto de por qué era insumergible, pero se fue para la tumba con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies