Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

26/07/2017

Aranjuez

Dicen que Aranjuez fue dibujado primero y construido después pero cuestiones urbanísticas e ilustradas aparte, lo más cierto es que cuando llegas aquí parece quedar atrás, lejos, el acostumbrado secano peninsular en favor de un verdadero oasis entre los páramos.

El Real Sitio y Villa de Aranjuez, a unos 50 kilómetros al sur de Madrid, donde confluyen el Tajo y su principal afluente el Jarama, ha sido históricamente una de las opciones favoritas entre nuestros amados reyes para pasar sus buenas temporadas. Felipe II, Felipe V, Fernando VI, Carlos III, Carlos IV, Isabel II… tanto Austrias como Borbones gozaron no solo de las reales estancias palaciegas sino de un entorno diseñado a conciencia para el disfrute de los sentidos.

Afortunadamente es hoy un espacio público declarado Patrimonio de la Humanidad donde puedes pasear libremente entre espléndidos jardines bañados por el río Tajo y poblados por toda una galería de personajes mitológicos que acompañan a innumerables y elegantes fuentes. Mientras, gigantescas sombras de árboles centenarios acompañarán tu camino.

Los jardines de Aranjuez son un testimonio armónico y grandioso cuya planificación incluyó avenidas al estilo de Versalles, paseos soberbios y árboles por doquier. Una visita a principios de mayo permite asistir a la sorpresa de la primavera en todo su esplendor. Pero, estoy convencido, otras épocas no serán menos atractivas.

El proyecto desarrollado a lo largo del tiempo resultó de gran complejidad. Distintos técnicos y especialistas hubieron de abordar problemas con los ríos, el trazado a gran escala, la necesidad de crear obras hidráulicas, la dificultad para combinar lo práctico con lo bello…. Todo ello supuso un reto muy ambicioso. Se construyeron diques, estanques y lagunas, se concibió un sistema de riego por gravedad y de elevación de las aguas para alimentar las fuentes, se idearon parterres floridos y laberintos vegetales. El resultado es un conjunto paisajístico único e irrepetible.

Hay más, pero destacan el jardín de la Isla y el del Príncipe. El jardín de la Isla como máximo exponente del jardín renacentista, abrazado por el Tajo y donde se mezclan las luces y las sombras en un conjunto armonioso cuyos protagonistas son los bronces y mármoles de las estatuas, el juego del agua en las fuentes y los laberintos cortesanos entre setos y magníficos árboles.

El Jardín de Príncipe, encargado por Carlos IV en 1772 cuando todavía era príncipe (de ahí el nombre) ocupa 150 hectáreas y tiene un perímetro de 7 km. Doy fe de que es enorme y, según leo, uno de los jardines más grandes de España. Destaca por su riqueza botánica y el “calibre” y variedad de sus especies arbóreas: plátanos bicentenarios, castaños de Indias, pinos, cipreses… Ahí reside el bautizado como Plátano de la Trinidad, que con 220 años de edad y 56 metros de altura es el árbol más alto de la Comunidad de Madrid. Además una amplia variedad de sus espacios fueron concebidos con afán temático: jardines renacentistas, árabes, barrocos, afrancesados, de estilo inglés e incluso con un marcado sabor oriental.

Magia y esplendor para un paisaje que inspiró a grandes artistas, como el pintor Santiago Rusiñol y el compositor Joaquín Rodrigo, quienes encontraron inspiración para sus mejores obras. El caminante andarín tiene aquí un verdadero paraíso; el paseante soñador también.

One thought on “Aranjuez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies