Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/09/2017

Bailando los 80

Perfectamente repasado, apestando a gel y la nariz aún brillante, enderezo el cuello de la chupa, último vistazo a los rizos del tupé y escapo de casa como alma que lleva el diablo.

Sin razón alguna enfilo las calles con toda la velocidad que dan mis piernas … y sonrío divertido en medio de la noche profunda mientras silbo entre dientes “Wishing” de “A Flock Of Seagulls”: ¡bendita adolescencia!.

No hay rastro de la panda en los garitos habituales -hoy andamos trocados-, así que tiro derecho hacia la discoteca, a pesar de que no me agrade entrar solo, pero ¡qué cojones!, la noche del sábado siempre promete. Abro la gran puerta negra acolchada y bofetada al rostro de humanidad y densa niebla de tabaco por todos los rincones de la penumbra (recto el cuerpo, altivo, quiero también parecer desenvuelto y lucir los nuevos pantalones vaqueros en todo su esplendor). Es un poco pronto, la pista casi vacía y por los bafles retumba “I know there´s something” de Frida. Se nota que el pincha hace tiempo.

Rápidamente acodado en la esquina de la barra y con el tubo de rigor en la mano me dejo envolver. En unos minutos pasan por mis oídos entre cháchara intrascendente y vocerío: “I.O.U”, de Freez, “Tarzan Boy” de Baltimora (hummmmm), “Self Control” de Laura Branigan, “Dance all Days” de Wang Chung, “Safety Dance” de Men Without Hats … esto no me motiva demasiado. De pronto irrumpen al unísono el “Funky Town” de LIPPS Inc. y mis queridos colegas, arrimando buen viento y buenas sensaciones. Las chicas, me dicen, no salen hoy por no sé qué movida chunga familiar de una de ellas: campo abierto.

Vuelan cigarros y cervezas sin cesar y, aunque no suelo bailar sino raramente, hoy haré excepción. Ya estamos sudando en la pista con un lote magnífico: “Der Komissar” con After the fire, “New Life” de nuestros Depeche Mode, “Lies” de Thompson Twins, “The Lebanon” de Human League … nos convulsionamos con ese aire techno que hoy parece tan ridículo sin perder ojo a la morena de turno, a la siniestra embutida en negro de pies a cabeza. Un intenso rojo señala el lugar de sus labios.

Tan larga es la noche como prometedora la resaca y hay tiempo para todo: “Send My Heart” de Adventures, “Communication” de los Spandau, Police, de Gino Vanelli “Wild Horses”, “Blue Monday” de New Order, “Hyperactive” de Thomas Dolby y luego cigarrito de la risa con el consecuente Bob Marley (“Three Little Birds”), abriendo el repertorio más allá de lo que vosotros -oh tiernos efebos desorientados- podáis discurrir: Los Burros (“Mi novia se llamaba Ramón”, Golpes Bajos (“Colecciono Moscas”), Men At Work, Blondie, ABC, Aztec Camera, Ilegales, Silver Pozzoli, Gary Low, Tears for Fears, Yazoo, Jean Michel Jarre, Gwendal, Roxy Music, China Crisis, Fisher-Z … hasta que Rose of Cimarron nos saca de pista anunciando el agarrao. Y no bromeo.

Muertos de cansancio, pálidos y con la garganta reseca, nos replegamos sobre las 6 o 7 de la mañana. Sólo es otro sábado más sin ligar lo más mínimo pero, joder, ¿y lo que nos hemos reído?.

Lo se, algunas canciones no son del mismo año, pero ya dije que la noche fue larga …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies