Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

18/11/2017

Cabellos como el fuego

Aunque en el Antiguo Egipto se atribuía a los pelirrojos una mayor fiereza, en la cultura judeo-cristiana eran considerados de la estirpe de Caín. Cabrones… Porque esto luego seguiría con los romanos, para quienes los del pelo rojo eran sinónimo de mala suerte.

La difusión de la tradición romana explica que persistieran distintos tipos de rechazo hacia ellos en los siglos siguientes. Como de costumbre la superstición florece a costa de todo aquello que es distinto a lo estándar. La mayoría de pelirrojos hubieron de soportar un chaparrón de apodos en su infancia sólo por el hecho de tener un color exótico sobre la cabeza.

Con lógica inversa otros muchos manifiestan atracción por ellos y no será difícil encontrar a quienes afirman ardorosamente que esas féminas son más apasionadas, inteligentes y con un carácter más fuerte que las demás (recordad a la hermosa Maureen O’Hara en “El hombre tranquilo” de John Ford haciéndoselas pasar moradas a John Wayne).

Por supuesto no falta el “estudio” de turno que señala que las pelirrojas son más activas sexualmente que las demás mujeres y con un mayor número de parejas a lo largo de su vida. Etcétera.

Se calcula que no llega al 2% de la población mundial el porcentaje de individuos portadores del gen que provoca el color rojo de pelo y que el origen se situaría en algún lugar del norte de Europa, donde hace miles de años una mutación lo provocó. Actualmente es al parecer Escocia el país con la mayor proporción de portadores del gen (casi el 40%) y con aproximadamente un 13% de pelirrojos reales.

Respecto a otras razas o tipos físicos, la piel de los pelirrojos es por norma más sensible a la luz, la pigmentación más clara y la presencia de pecas casi segura.

Todo varón ha soñado alguna vez con tener una preciosa novia pelirroja de ojos azules diáfanos y labios encendidos a pesar de que el tipo de pelirroja que vuelve loco a un hombre no es el que más abunda; a menudo pueden ser excesivamente blancas y pecosas, de aspecto enfermizo o desvaído.

De cualquier manera, seguimos perdidos en la eterna disyuntiva entre rubias o morenas y solemos olvidar la tercera y atractiva vía: las pelirrojas. Aquellas que portan en su cabeza el color de la pasión ofrecen ese toque especial que el cine ha sabido explotar en particular. Son iconos sexuales, y muchos actores, directores, millonarios o artistas cayeron rendidos ante estas mujeres seductoras.

En la actualidad el pelo cobrizo triunfa y si no, haz una prueba: busca en Google imágenes bajo el término “pelirrojas”, “redhead woman” o “femmes rousses” y verás cuántos resultados y cuánta belleza. Por favor, que se trate de pelirrojas naturales; las teñidas son legión pero no es lo mismo.

¿Vamos con algunas?

Hay un pléyade de bellezas que portan en su cabeza el color rojo de la pasión y el cine, una vez más, nos sirve como vehículo perfecto:

En los años 40 y 50 teníamos a la explosiva Rita Hayworth o la irlandesa Maureen O’Hara, preciosa en “Esmeralda la zíngara”, Qué verde era mi valle o El hombre tranquilo. Sin olvidar a Arlene Dahl (madre de Lorenzo Lamas).

En los 60-70 destacó especialmente Ann-Margret, actriz de cine y televisión, cantate y sex-symbol en su época. Impresionante. Aparece en “Un gángster para un milagro” (1961)

Posteriormente y hasta la actualidad, hay muchas:

La célebre Nicole Kidman, Julianne Moore, Mylène Farmer (cantante canadiense), Angelica Bridges,
Milla Jovovich, Rose McGowan (Paige en Embrujadas), Amy Adams, Marcia Cross, Kirsten Dunst, Isla Fisher, Mary Jane Watson, Kate Winslet, Bryce Dallas Howard, Christina Hendricks, Lily Cole, Shirley Manson (no es actriz, sino la cantante de Garbage), Karen Elson, Laura Prepon, Danneel Harris… Guau!

¿Vemos una galería de todas ellas? Haz clic aquí

3 thoughts on “Cabellos como el fuego

  • Amanda

    ¡Mira! Al fin doy con un bonito articulo sobre las pelirrojas. Muy profundo, sin duda. Ojalá todo el mundo pensara así, o sólo una parte más. La gente no admira la belleza en cada uno, sino te tacha por se pelirrojo. Pero como tu bien dices, hay que olvidar tópicos e incluir a las pelirrojas! Que tenemos nuestro encanto y no tenemos nada que envidiar. Yo por mi parte estoy orgullosa de serlo y algún día alguien inteligente se enamorará de mi cabello. Muchos besos! Y gracias. Enhorabuena!

    Reply
  • Miguel_Tao

    Mmmmmmm Disyuntiva entre las rubias y las morenas……. Pozi, ese es el topicazo. Pero como tercera vía yo incluiría la mezcla, las castañas que son más abundantes que las pelo-fuego,,,, a estas las dejaría como la cuarta vía, la más escasa.

    Por cierto, una vez leí en la revista Quo que los pelirrojos eran más sensibles al dolor,,, aunque siguiendo un poco la tónica del post, no decían nada de si eran más sensibles al gusto. Eso ya no venía en el artículo. 😛

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies