Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

29/06/2017

Comer verde con los ojos

Singular debió de ser Alfred Bernard, tío del célebre escritor francés Tristán Bernard. Al parecer nunca se quitaba el sombrero ni el abrigo para no perder el calor del cuerpo y comía sólo al mediodía, cuando consideraba que su organismo reclamaba sustento. Solo iba a dormir cuando caía reventado de cansancio. Una vez salió de su casa dejando a su mujer y a sus ocho hijos y no volvió nunca más. Se estableció en París, donde llevó una existencia bohemia. Cada día se sentaba en un parque “comiéndose el césped con la vista”, ya que estaba convencido de que el color verde es el remedio para todos los problemas de la vista (algo que, por cierto, también pensaba Nietzsche).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies