Como sucedió con el iPod, es más fácil ver un unicornio que un «iPad-killer»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *