Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

22/11/2017

De “La paciencia de Maigret”, G. Simenon

Todo el mundo tiene miedo.

Nos las ingeniamos para disiparlo desde pequeños con cuentos y fantasías a medida y casi inmediatamente después, el niño ha de enseñar a sus padres el impreso que registra las malas notas.

Miedo al agua y al fuego, a los animales, a la oscuridad. Incluso a los 17 años, miedo a escoger un mal destino, miedo de malograr la vida.

En la semiinconsciencia, todos esos miedos se transforman en las notas de una sinfonía sorda y trágica: los miedos latentes que uno arrastra hasta el fin tras de sí; los miedos agudos que hacen chillar; los miedos de los que uno se burlará después de sufrir; el miedo al accidente, a la enfermedad, a la justicia; el miedo a la gente, a lo que dicen, a lo que piensas, a las miradas que os echan cuando pasáis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies