Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

21/09/2017

De Psalmo XXVIII, Ricardo MOLINA

(…) ¿Por qué en la negra noche del deseo sembraste
constelación de ávidos sentidos?
(..) ¿Por qué nos diste brazos para asir la hermosura,
ese humo engañoso que el sol dora?
(…) ¿Por qué nos diste el cielo confuso del recuerdo?
(…) Ah, ¿por qué consentiste el loco amor siempre muriendo
y renaciendo siempre de sus propias cenizas
como fénix que enciende en su ocaso su aurora?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies