Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

22/06/2017

Una historia de amor más bien truculenta

Karl Tänzler según su certificado matrimonial alemán o Carl Tanzler von Cosel según sus documentos estadounidenses, nació en Dresde (Alemania) en 1877. Se casó hacia el año 1920 y tuvo dos hijas. Según se cree vivió durante la Primera Guerra Mundial en Australia y en 1926 emigró a Estados Unidos, donde obtuvo trabajo como radiólogo en el U.S. Marine Hospital de Cayo Hueso, Florida, bajo el nombre de Carl von Cosel.

Ya era por tanto bien mayorcete cuando comienza su nueva vida al otro lado del océano. Carl es un hombre con varias titulaciones, instruido y carismático, que sorprende por su afabilidad, además de por su inteligencia y habilidades.


El afable galeno

En abril de 1930 una nueva paciente requiere los análisis del doctor: María Elena Milagro de Hoyos, atractiva joven cubano-americana hija de un comerciante de habanos establecido en Florida. Al igual que gran parte de su familia, a la muchacha también le había atacado la tuberculosis, enfermedad que hacía estragos por aquellos años.

La primera vez que la vio, nuestro caballero experimentó una verdadera convulsión interior. Así la describió:

Llevaba un ligero vestido de primavera cuidadosamente planchado (…) Tenía piernas esbeltas. Pelo negro lustroso y largo que se desplomaba sobre sus suaves y bronceados hombros […] pude evitar su cara, pero no sus turgentes pechos que se disparaban y caían por culpa de la maldita tos…

Se debió quedar pillado hasta las trancas por esta belleza local. Tanzler ofreció a la joven regalos, joyas y ropas, declarándole su amor profeso, aunque no existe evidencia que demuestre que sus afectos hayan sido correspondidos. No obstante en su cabeza había nacido una creciente obsesión.

Convencido de que había soñado con ella durante décadas y que estaba destinada a ser su esposa, enfocó su existencia a cultivar la estima de Elena. Buscó extraños obsequios; fabricó pócimas en pos de la milagrosa curación de su amada. Gastó un dineral en una bobina de Tesla con la que inducir descargas curativas. Inició un tratamiento experimental y novedoso de rayos X y compró libras de polvo de oro que combinaba en sus jarabes curativos. Ni Elena ni su salud correspondieron las atenciones, simplemente ella encontró en Carl el último hombro en el que apoyarse antes del asumido desenlace.


Elena Hoyos hacia 1926

El 25 de Octubre de 1931 Elena Hoyos murió en casa de sus padres a los 22 años. Carl vivió sus últimos días junto a su lecho, colmándola de atenciones y cuidados:

…quiero ser tu enfermero, tu amo de llaves, tu amante, tu marido…quiero cuidar de ti para siempre ¡o volar contigo a las estrellas!

El desenlace dejó sólo y consternado a Von Cosel, pero no de brazos cruzados.

Convenció a la familia para pagar el entierro y construir un mausoleo que él mismo diseñó. El féretro metálico contaba con conductos para suministrar al cadáver formaldehido y otras sustancias que conservaran el cuerpo e incluso de un auricular para comunicarse con el ataúd. Noche tras noche, Von Cosel se sentaba junto a su sarcófago y comenzaba, según él, a comunicarse con Elena. Según su testimonio, ella le suplicaba la puesta en libertad de su “prisión” para que pudieran estar juntos.

Todavía fue más lejos; año y medio después Von Cosel decide exhumar el cadáver de Elena y llevárselo consigo a casa.

Durante los siguientes siete años hizo todo lo posible por mantener a su amada cerca de él; en cuerpo y alma. Unió los huesos con alambres de piano y ganchos de perchas. Tras vaciar en terracotas, al modo egipcio, sus órganos deshidratados, rellenó su figura casi vacía con trapos empapados en líquido embalsamador y canela china. Pieza por pieza, fue fortaleciendo su piel con cera y seda, construyendo una máscara de su cara. Trataba regularmente su piel con lociones y electroterapia. Le puso ojos de vidrio y fabricó una peluca. La vistió con un traje de boda, velo blanco de encaje, diadema y unas alianzas y, tras perfumarla a diario con aceites, la dormía en su cama con las melodías salidas del órgano de fabricación casera.

Pasado el tiempo los rumores y la creciente introversión de von Cosel despertaron las sospechas de sus convecinos. Nana, la hermana de Elena, se propuso investigar y lo descubrió. Espantada, acudió a denunciarlo ante las autoridades y von Cosel fue detenido por profanación y encerrado a la espera de juicio una vez que los psiquiatras determinaron que era mentalmente apto para ser juzgado.

Como es de suponer, la historia provocó frenesí en los medios de comunicación. El cuerpo fue examinado por médicos y patólogos y expuesto luego en una funeraria. Más de 6.000 personas acudieron a verlo. Finalmente se devolvió al cementerio de Cayo Hueso, donde permanece en una locación secreta a fin de evitar posteriores profanaciones.

Muchos simpatizaron con el radiólogo, creyendo que lo que había hecho era excéntrico pero maravillosamente romántico (joder, ¿a quién no le recorre un escalofrío por la espalda?) y llevaron a su celda regalos, apoyo y consuelo; incluso un grupo de prostitutas cubanas ofrecieron sus servicios de forma gratuita. Dos admiradores pagaron la fianza de 1.000 dólares y von Cosel esperó en su casa la llegada del juicio.

Después de una audiencia preliminar el caso hubo de ser cerrado y el acusado quedó libre porque su delito había prescrito. El morboso amante fue pronto puesto en libertad e irónicamente declarado cuerdo sin pena alguna. Aunque no se ha demostrado al 100%, investigaciones posteriores revelaron que hubo evidencias de necrofilia.

Tanzler se mudó en 1944 a otro lugar de Florida y acabaría escribiendo su autobiografía. En 1950 recibió la ciudadanía estadounidense. A fin de cuentas como ciudadano libre tenía derecho a ello.

El amor de Carl hacia Elena duró hasta el fin de sus días. Separado de su más preciada posesión, utilizó una máscara mortuoria para recrear una efigie de tamaño natural de la chica y vivió con ella hasta su muerte, ocurrida en 1952. Su cuerpo fue encontrado en el domicilio tres semanas después de su muerte, dicen que abrazado a dicha efigie.

Leí la historia en Kurioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies