Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/09/2017

El aventurero Simplicissimus

De cómo la fortuna sonríe y da la espalda con pasmosa celeridad.

La figura del español vago, granuja y buscavidas es todo un estereotipo que probablemente adquirió carta de naturaleza a partir de la gran novela picaresca que floreció en nuestras letras entre el Renacimiento y el Barroco, allá por los siglos XVI y XVII. El Lazarillo y el Buscón crearon la senda que otros muchos siguieron. Fue la radiografía de la sociedad de los miserables que poblaban los territorios del poderoso imperio español en busca de una fortuna siempre esquiva.

La novela picaresca española debió ser algo muy serio, tanto como para que las obras se tradujeran y publicasen en muy poco tiempo por toda Europa y dieran lugar a distintas versiones locales del antihéroe ingenioso y pobre que lucha por su supervivencia. El pícaro novelesco suele representarse como un alma cándida a quien el azar ha arrojado entre congéneres que se comportan como alimañas y cuyo periplo de sufrimiento, humillaciones y aprendizaje le acabará convirtiendo de alguna manera en una alimaña más. “A la fuerza ahorcan”, como diría el refrán.

Influido por los romances picarescos españoles que ya debían de contar con cierta difusión en Alemania, Hans Jakob Christoph von Grimmelshausen (1621-1676) escribió en 1668 “Der abenteuerliche Simplicissimus” la joya literaria del barroco alemán. Su título completo (en español, que en alemán podría destrozar una garganta latina de manera irreversible):

“El Aventurero Simplicissimus: la narración de la vida de un curioso vagabundo apodado Melchior Sternfels von Fuchsheim, de dónde y de qué manera vino a este mundo, de lo que aquí vio, aprendió, vivió y sufrió, y también de cómo voluntariamente renunció a él. Sobremanera divertido y muy provechoso de leer”.

La propia existencia de Grimmelshausen resulta novelesca ya que con sólo diez años fue raptado por la milicia de Hesse, vivió en primera persona los avatares bélicos durante la Guerra de los Treinta Años estuvo más tarde al servicio del obispo de Estrasburgo y al final de su vida fue nombrado magistrado, lo que le permitió dedicarse a actividades más llevaderas como la literatura.

Las aventuras de Simplicius Simplicissimus son las de un huérfano recogido por un aldeano zopenco que lo educa como si fuera un animal más de su granja. Cuando uno de los múltiples regimientos que asolaban la Europa central durante la Guerra de los Treinta Años llega a la aldea de Simplicissimus, le encuentran salvaje y casi desnudo, con una inteligencia similar a los animales que cuida y en un estado de candidez que asombra a los soldados. Éstos saquean metódicamente la aldea y Simplicissimus huyendo de ellos topa en un bosque cercano con un ermitaño que le dará un nombre y los primeros rudimentos de sabiduría.

Muerto el ermitaño, nuestro antihéroe vaga por los caminos hasta caer prisionero. Su extremada inocencia divertirá a sus captores y éstos lo adoptan como bufón. Luego se sucederán todo tipo de situaciones rocambolescas que ejemplifican su salida al mundo y posterior adaptación a él hasta que finalmente consigue desembarazarse de su torpeza innata y se convierte en otro pícaro más, fullero y avispado.

Ese pudiera ser el resumen de la historia de un muchacho miserablemente pobre que fue criado como un animal, creció mientras lo tomaban por loco y demostró luego ser un buen soldado y mejor ladrón. Tanto espabiló que cosechó fortuna y amores… y después todo lo perdió. Entretanto atravesó media Europa, un continente devastado por las calamidades de la guerra donde eran frecuentes el pillaje y la brutalidad.

La obra, que sentó las bases de la novela barroca alemana, constituyó un retrato satírico-realista pero a la vez teñido de sentimientos acerca de las condiciones sociales que gran parte de la población hubo de soportar. Grimmelshausen escribió posteriormente otra narración de este género, “Landstörzerin Courasche” (“La pícara Coraje”), de corte feminista.

El Simplicissimus es en cierta manera visible documento de una época convulsa pero también apasionante.

Tenía guardada en la manga esta pequeña historia porque a lo largo de los años me he tropezado varias veces con un viejo recuerdo de televisión de cuando era niño, una serie que me hizo reir al tiempo que ponía al descubierto la crudeza de la vida. “El aventurero Simplicissimus” fue emitido por TVE en la primavera de 1978 en horario de máxima audiencia y tuvo bastante éxito en su época a pesar de tratarse de una producción alemana, algo entonces un tanto exótico. Su protagonista, Matthias Habich, es un polifácético actor que ha consolidado después una larga y fructífera carrera (no hace mucho participó en “El Hundimiento”).

Nota informativa tal-vez-no-demasiado-relevante

“Simplicissimus” fue también el nombre de una revista semanal satírica alemana fundada en 1896 que estuvo publicándose hasta el año 1944. Se distinguió por su humor atrevido y un estilo gráfico sorprendente y por ella pasaron las plumas de escritores tan importantes como Thomas Mann, Rainer Maria Rilke, Hermann Hesse y Heinrich Mann.

Sus dardos tuvieron por objeto los estirados militares prusianos y en general la rigidez social germana, dato más que suficiente para explicar que fuese perseguida y que sufriera diversos contratiempos. En 1898 las quejas del Kaiser Guillermo II tras ser ridiculizado en la portada provocaron la retirada del diario durante varios años, multa y prisión de seis meses para el dibujante y un articulista. En 1906 el editor fue encarcelado por atacar a la iglesia. Como suele pasar, esas polémicas hicieron subir la popularidad y tirada de la revista. Durante la República de Weimar la revista salía a la calle entre ataques al extremismo de izquierda y de derecha, pero con la ascensión del partido nazi se vio sometida a amenazas y arrestos (incluso las oficinas de la revista fueron destrozadas). Después de un lento declive, “Simplicissimus” dejó de publicarse en 1944.

6 thoughts on “El aventurero Simplicissimus

  • Mayte

    Yo vi la serie y me encantó. Después encontré el libro, en español y lo lei. Fantastico. Creo que todavía tengo por ahí ese libro.

    Reply
  • manuel

    Aah! Qué placer recordar esto después de tantos años! Esa vida menesterosa, azarosa, ingrata, absurda, sorprendente, ese personaje y esas aventuras… su nombre! Yo también la vi de niño y no la olvidaré nunca.

    Reply
  • Simplex

    La editaron y la sacaron a la venta en alemán hace alrededor de dos años.
    Yo la encontré (en este idioma de momento) un año antes de editarla en “San eMule”.
    Busca por Grimmelshausen (el autor) y/o los capítulos “Das Hanauer Kalb”, “Der Jaeger von Soest”, “Der Schatz” y “Adieu Welt” o escribir “Simplizissimus”.
    De momento hasta que la editen en castellano la puedes volver a ver si quieres (mientras relees el libro como hice yo). Es un consuelo.
    Luego dirán que no bajemos nada…

    Reply
  • Francisco

    Si alguien tiene la serie que emitio RTVE en español ruego comunique como conseguirla. Gracias.

    Reply
  • mercedes

    Recuerdo lo divertida que era la serie, la ví en TVE hace más de 30 años. Se me quedó grabada. Magistral.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies