Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

23/09/2017

El cráter del Ngorongoro

¿Hay en nuestro planeta todavía lugares “puros” donde la naturaleza discurre por la misma senda que en el pasado? Si arriesgamos una respuesta afirmativa será en todo caso al pensar en sitios como el Ngorongoro.

El Gran Valle del Rift es una gran fractura geológica que discurre a lo largo de unos 5.000 km. de norte a sur por el Africa oriental. Desde el Mar Rojo hasta Mozambique, atraviesa un total de 12 países y es único por su rica biodiversidad. A él pertenecen volcanes apagados como el Kilimanjaro y el Ngorongoro, valles fértiles, lagos dulces y salados… Además entre sus capas de sedimento se hallaron los fósiles más antiguos de homínidos encontrados en el mundo hasta la fecha (garganta de Olduvai, Tanzania). Fertilidad de los suelos unida a una climatología benigna, han hecho posible un marco privilegiado para la proliferación de la vida animal sobre unos paisajes verdaderamente espectaculares.

Un lugar donde aún permanece casi intacta la imagen idílica de las tierras altas de África es el cráter Ngorongoro, a 2.236 metros sobre el nivel del mar y que constituye la mayor caldera de derrumbe del mundo sin brechas en las paredes.

Se ha deducido que hace casi tres millones de años una gran explosión hizo añicos un enorme estratovolcán en la Gran Falla Africano-oriental dando origen al cráter de Ngorongoro, una de las verdaderas grandes maravillas de la Tierra. Se trata de un enorme cráter volcánico extinto situado al noreste de Tanzania, en las tierras altas, cerca de la frontera con Kenia y a 180 km. de Arusha. Proporciona refugio seguro a la fauna salvaje y constituye además un área de estudio única debido a que sus poblaciones de animales salvajes están aisladas de las del resto del país por las paredes del cráter, que alcanzan unos 600 metros de altura.

La zona de conservación de Ngorongoro (en inglés: Ngorongoro Conservation Area) es una zona protegida que cubre una extensión de 8.288 km², aproximadamente la superficie de la provincia de Valladolid. El Ngorongoro es zona de conservación desde 1959 en el momento en que separó del Parque Nacional de Serengueti y fue declarada por la UNESCO patrimonio de la humanidad en 1979.

El Ngorongoro se comporta por tanto como un microcosmos lleno de vida en el corazón de la sabana africana. Desde pastizales hasta pantanos y de bosques a laderas, el cráter brinda hábitats para todo tipo de criaturas. Este paraíso terrenal es un exuberante escenario en donde leones, hienas, cebras, gacelas, avestruces, flamencos, elefantes, buitres, ñúes o el rinoceronte negro (al borde de la extinción) representan la dramática historia de la vida y la muerte que se puso en marcha hace millones de años.

Para llegar hasta este maravilloso escenario natural hay que contratar obligatoriamente una excursión guiada en la ciudad de Arusha. No se permite el acceso al parque de personas por cuenta propia. Además está completamente prohibido bajarse del vehículo salvo en un par de zonas habilitadas, dónde no resulta raro que los babuinos roben bolsos y cámaras o que los milanos arranquen un sandwich directamente de las manos de un turista. Generalmente las excursiones comienzan al amanecer luego de ingresar al parque en jeep o minibus. Tras hora y media de caminata se llega al cráter.

En realidad, frente a lo que suele pensarse, los animales entran y salen del cráter en un flujo casi constante e incluso migran (si no pudieran salir del cráter morirían en los años de sequía).

Hoy en día el cráter ha de convivir con los efectos del boom turístico en Tanzania y llega casi a la sobreexplotación en determinados meses. Otra problemática es la de los Masai, quienes habitan desde tiempos ancestrales en la base del volcán y ostentan el derecho a pastorear en algunas zonas. La avalancha de turistas hace que reciban dólares extras gracias a las fotos y las visitas a sus poblados. De acuerdo con su mentalidad, los masai suelen invertir las ganancias en más ganado, lo que a su vez ha provocado que sus rebaños hayan aumentado tan considerablemente como para competir con los animales salvajes por los pastos.

El Ngorongoro ha sido a veces calificado como una especie de Arca de Noé y también como lo más parecido al Jardín del Edén. Dicen los que lo han visto que la paz que se respira allí es extraordinaria y que es tal su hermosura que no se olvida ya nunca.

Fuentes: [1] [2]

4 thoughts on “El cráter del Ngorongoro

  • javier morales

    no conocia lo maravilloso que es africa realmente no tenia este concepto pues pensamos que africa

    solo es Egipto

    Reply
  • loly

    Un texto muy interesante de un lugar incomparable. Aunque yo creo que África es toda una joya, en toda su extensión: una alegría para la vista y paz para los sentidos.

    Reply
  • Pingback: meneame.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies