Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

13/12/2017

El hermano Arthur, ex-New York Dolls

arthur kane07
De izquierda a derecha: Arthur ‘Killer’ Kane, Sylvain Sylvain, David Johansen, Jerry Nolan y Johnny Thunders.

Fueron los New York Dolls a principios de los años 70 quienes mejor encarnaron el arquetipo de banda furiosa del rock que rinde culto a la bisexualidad y manifiesta una voluntad insensata por intoxicarse. Es la manera de correr fatídicamente hacia el abismo que tanto influyó en movimientos musicales que anticipó, como el Punk, el Rock Gótico y el Glam-Metal.

Travestidos, estridentes, los New York Dolls viven a fondo su mala reputación y causan sensación, siendo los preferidos de los clubes nocturnos de N. York y compensando con actitud las carencias musicales. Reino Unido se contagió rápidamente de esta forma de encarar la música.

arthur kane02

Los Dolls solo publicaron dos elepés oficiales: New York Dolls (1973) y Too much, too son (1974), éste último (“Demasiado y demasiado pronto”) parece el epitafio para esta banda provocadora. Dejaron un puñado de temas vibrantes e inmediatos: “Personality Crisis”, “Frankenstein”, “Looking For a Kiss”, “Trash”, “It’s Too Late”, “Jet Boy”, “Human Being”… No triunfaron sin embargo en listas de ventas y tras el segundo disco, desconcertados por un futuro incierto, los Dolls cayeron en manos de Malcom McLaren, futuro ideólogo de los Pistols, quien intentó relanzar a la banda con poca fortuna. Acribillados por sus adicciones y sin una mano que los condujese, en 1975 los Dolls se desintegran, se dice con mala baba que también porque sus camellos habían sido detenidos en mitad de una gira.

arthur kane03

Johnny Thunders y Jerry Nolan formaron The Heartbreakers y David Johansen y Syl Sylvain probaron carreras en solitario. Todos encuentran un modo de reciclaje excepto Arthur Kane, el bajista de gran estatura, el más reservado de los miembros del grupo, quien asiste silenciosamente a la debacle. Tras participar en Corpse Grinders y probar en los ochenta una frustrada reinvención de los Dolls, desaparece bajo el anonimato más absoluto.

En 1991 fallece Thunders debido a una sobredosis de heroína y en 1992 Nolan a causa de un ataque cardiaco.

En el transcurso de los años 80-90 se va publicando todo lo que lleva la firma de N. York Dolls: directos, maquetas, descartes… Las aplaudidas reapariciones de grupos coetáneos como MC5 y The Stooges, facilita esa resurrección, sin olvidar la labor de personas como Morrissey, el ex de los Smiths, quien fue presidente de su club de fans en UK.

Este podría ser el resumen de esta historia, cuya información he puesto al día merced a un documental subtitulado que ha llegado a mis ojos hace poco a través de Sundance Channel. Se trata de una producción independiente de 2005 dirigida por Greg Whiteley que lleva por título New York Doll, donde el hilo conductor y verdadero protagonista es el bueno de Arthur “Killer” Kane.

arthur kane04

Presenciamos la vida de una estrella efímera del rock cuyos proyectos se desvanecieron muy pronto hasta sentir que no había lugar en el mundo de la música para él. Kane se convirtió en un alcohólico al borde de la pobreza. Se trasladó de Nueva York a Los Ángeles sin conseguir romper el bloqueo creativo ni mejorar expectativas. El alcoholismo y la ruptura matrimonial completaron un cuadro de depresión profunda.

Un día de 1988 Arthur ve por televisión a su ex compañero David Johansen haciendo un papel en la película Los fantasmas atacan al jefe protagonizada por Bill Murray. Después de años de resquemores y olvido, algo rompe dentro de su cabeza y presa de un ataque de rabia, arranca la ropa a su mujer, la golpea y se tira por la ventana del tercer piso.

Mientras se recupera en el hospital de distintas fracturas (como se aprecia en la película le quedarían secuelas en el habla y la motricidad), un anuncio que ofrece una copia gratuita del Libro del Mormón se cruza en su camino. Lo pide, y dos jóvenes rubias se lo traen personalmente. Tras la oscuridad de muchos años y el intento de suicidio, Arthur experimenta una conversión religiosa que lo acerca a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y acepta un empleo en el Centro de Historia Familiar de Los Angeles.

arthur kane07

La cámara nos acerca a un hombre apacible de camisa blanca que, tranquilo y cortés, repasa con nosotros sus vivencias. La soledad le ha conducido a una especie de resignación práctica, mostrándose sinceramente agradecido a las personas de la Iglesia Mormona, que le han dado no solo trabajo sino creencias para vivir.

De fondo, los testimonios de Iggy Pop, Bob Geldof, Chrissie Hynde de Pretenders, Morrissey, y Mick Jones de The Clash, todos ellos declarados fans del legado de los Dolls.

De una personalidad sencilla, casi ingenua, Arthur Kane habla con nostalgia de sus días juveniles rodeado de sexo, drogas y rock and roll, “algunos de mis mejores recuerdos”, confiesa. Aunque no duda en absoluto de su compromiso con la fe mormona, está claro -y esto es lo más emotivo- que íntimamente albergaba el deseo de reunir a la banda, lo que quedaba de ella, y tocar juntos al menos por última vez.

“Durante treinta años he sido ignorado y he vivido en la oscuridad y me han dicho que sólo soy un perdedor. Y, bueno, ahora queremos recuperar aquella emoción. Pero tengo que acostumbrarme a eso. Es algo de lo que no me he ocupado en treinta años”.

Arthur Kane hablando de la reunión inminente de los Dolls en 2004

arthur kane05

Y al final el sueño improbable se hizo realidad gracias al impulso de un gran admirador: Morrissey. Kane, Johansen y Sylvain, complementados por varios músicos jóvenes, reaparecieron el 16 y 18 de junio de 2004 en el festival londinense de Meltdown. Animados por la buena acogida, los nuevos Dolls estaban cerrando fechas para actuar en Estados Unidos pero de vuelta a casa Kane pensó que había contraído una gripe durante su estancia en Londres y se internó en un hospital de Los Angeles quejándose de fatiga. Le diagnosticaron rápidamente una leucemia y murió dos horas después, solo 22 días después del concierto.

arthur kane06

Así termina este hermoso y duro retrato, un viaje conmovedor por la historia de un hombre modesto y bueno cuya fama pasó muy pronto sin entregarle nada a cambio.

New York Doll es un documental compasivo que calienta el corazón, recomendable aunque no se tenga interés por los New York Dolls en particular o por las desventuras del Punk en general.

Saber más:
Arthur Kane, bajista de New York Dolls
El héroe rocker menos pensado
New York Dolls, biografía y discografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies