Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/09/2017

El ojo del curandero

Refiere el padre Feijoo (1676-1764) una anécdota sobre curanderos (llamados en su época “saludadores”).

Estando en corro varios de estos curanderos había uno que, queriéndoselas dar de entendido visionario, dijo al ver pasar un perro:

-Aquella perra va preñada; parirá siete cachorros y cinco rabiarán.

-No es perra -le dijeron-, sino perro.

-Pues si es perro -replicó sin inmutarse-, en verdad que va harto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies