Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

29/06/2017

El padre del pintor


Conde de Toulouse conduciendo un coche de caballos (óleo de 1881 pintado por su hijo)

El gran pintor Henri de Toulousse-Lautrec pertenecía a una de las más antiguas familias de Francia, no en vano su nombre completo era: Henri Marie Raymond de Toulouse-Lautrec-Monfa Tapié de Celeyran. Sus padres eran primos y esa consanguinidad practicada en la familia desde siglos atrás pudiera ser responsable de la enfermedad que él padeció y que afectó a sus huesos. No pasó del 1,52 de estatura.

Su padre, el conde Alphonse Charles de Toulouse-Lautrec, fue un personaje bastante excéntrico que acostumbraba a pasear sobre una yegua blanca por los parques parisinos, desmontaba, ordeñaba a la yegua y luego tranquilamente se bebía la leche. Odiaba el “mundo moderno” que le tocó, en especial el arte moderno al que curiosamente consagró la vida su hijo.

Por otro lado sufría la fobia de los puentes; si se encontraba con alguno, invariablemente buscaba otro camino o cruzaba el río a nado. Al llegar el verano, si tenía que viajar en tren lo hacía en traje de baño y si el calor apretaba un poco más no tenía inconveniente en desnudarse.

Cuando su hijo enfermó estuvo a su lado en el lecho de muerte… matando moscas con una goma. Con sólo 37 años la delicada salud del pintor dijo basta y su padre el conde se subió al furgón funerario para coger las riendas y conducir a su hijo a su última morada como se merecía un caballero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies