Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

22/11/2017

Elegía improvisada

Dicen que esta anécdota es histórica.

Murió en una capital de provincia el secretario del ayuntamiento, quien además era catedrático de universidad y hombre respetado. En el acto del entierro el alcalde quiso pronunciar unas palabras y ante la tumba y el silencio atento de todos, soltó lo siguiente:

“Europa ha perdido un sabio,
España un hombre de bien,
nosotros el secretario…
Requiescat in pace, Amén”

No tardaron en estallar risas mal contenidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies