Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

21/09/2017

Google Chrome, los ordenadores ligeros y la nube

Independientemente de que los sectores empresariales continúen a día de hoy dependiendo casi por completo del gigante de Redmond (monopolio que algún día caerá o acaso cambie de manos), nuevos signos asoman por el horizonte de la Red.

Porque también tenemos con nosotros a otro gigante que no para de moverse. Chrome OS es el nuevo sistema operativo con el que Google parece culminar su plan maestro iniciado hace tiempo para dominar al mundo, al menos el mundo de aquellos que viven diariamente colgados de Internet (quiero recordar que afortunadamente queda mucha gente que no vive día a día Internet y permanecen alejados de su universo absorbente).

A su buscador imbatible, Google ha ido sumando un navegador y correo propios, herramientas web y una suite ofimática. Además está Android, sistema operativo diseñado principalmente para “teléfonos inteligentes” y pongo las comillas para resaltar cuánto me choca ese binomio. Ahora todas esas piezas confluyen para encajar en el Google Chrome OS que se avecina.

Al ser un sistema operativo ligero y de código abierto, su hábitat natural son en principio los Netbooks que tanto éxito están teniendo últimamente, sin que ello signifique que no podamos verlo sobre cualquier tipo de máquina. Linux, Mac OS X y ahora Google. Esto nos lleva a la pregunta inevitable: ¿Qué hará Microsoft al respecto ahora que por vez primera muchas personas contemplan la posibilidad de poner en marcha su ordenador sin que obligatoriamente sea con un sistema Windows?.

Habida cuenta de que los portátiles adelgazan a la vez que los móviles se sofistican, fácil es suponer que en un futuro sistema Chrome y sistema Android podrían converger con todo su tinglado listo para dispositivos que son cada vez más populares. Habrá que esperar el desarrollo del año 2010 para ver qué pasa con esas tendencias, cuáles despegan y cuáles no.

El nuevo Chrome OS se enfoca hacia usuarios que pasan la mayor parte de su tiempo en Internet, por lo que no sería necesario para ellos tener instaladas aplicaciones propias. La idea es mantener los datos en servidores externos y no en los ordenadores personales; eso previsiblemente evitaría la lacra interminable de virus y malware.

Todo centralizado en un navegador al que se ha dotado de opciones avanzadas y algunas aplicaciones ligeras que también se pueden encontrar en Google Wave. La principal limitación es obvia: sin conexión a Internet esto no sirve para nada y la película se desmorona. Por tanto la pregunta es si estamos o no preparados para funcionar así. Sí, lo se, ahora más que ayer y menos que mañana pero ¿hasta qué punto?.

Para empezar el ancho de banda en España es, por decirlo suave y discretamente una mierdecilla y los proveedores siguen hoy actuando como lo hacían ayer: cerrando el puño para ir soltando muy lentamente incrementos de velocidad a sus abonados o para implementar otro tipo de mejoras. De tal modo que alargan sus beneficios en el tiempo mientras se están pensando en nuevas maneras de sacarte el dinero con sus tarifas jeroglíficas y un mal servicio enquistado. Por otro lado la penetración de banda ancha fuera de las zonas urbanas es muy irregular y hay bastante gente que se encuentra fuera de juego sin que se sepa bien por cuánto tiempo.

Volviendo al Chrome OS, su planteamiento es ofrecer un sistema ligero que arranque rápidamente y permita a los usuarios acceso inmediato a sus datos, datos que vivirán en la nube.

Otra vez la nube. No se bien por qué pero esta palabra me huele raro. Básicamente la cuestión es: ¿estamos dispuestos a soltar nuestras cosas, nuestros preciados datos, nuestra vida digital (por ridícula que sea) en el limbo? A pesar de que ya lo estamos haciendo muchas veces casi sin darnos cuenta, no quisiera que vaya a ser así a partir de ahora para todo. O tal vez exagero y no es para tanto. Puede que se trate de la misma dicotomía que existe entre vivienda en propiedad/vivienda en alquiler. Aún así, dejarlo todo en manos ajenas da susto, desconfianza, pasmo y sobresalto.

En cualquier caso la descarga de Chrome OS ya está disponible y puede instalarse en PC, Linux y Mac OS X utilizando una máquina virtual como VMware o Virtual Box, que es gratuito.

Más datos:

Juande
Microsiervos

2 thoughts on “Google Chrome, los ordenadores ligeros y la nube

  • Pablo Vacas Post author

    Pues sí, después de andar leyendo sobre el Chrome quedas con la sensación de que un nuevo sistema operativo se expandiría de forma tal vez incontenible cuando en realidad no es así y la propia Google lo sabe. Pero para entonces ya habrá avanzado hacia nuevas posiciones. Y por otro lado un amigo de un amigo con cargo en Microsoft Ibérica contaba en tono semi-confidencial que la empresa estaba volcada en el ‘cloud computing’, en algo que cambiaría poco menos que nuestras vidas. Ha pasado un año desde entonces y no se qué habrá sido de la nube.

    Reply
  • juandesant

    ¡Buen artículo!

    Yo creo que el problema de la nube es que se escogió como metáfora inicialmente por la idea de unidad difusa… y no nos gusta precisamente por eso.

    Del mismo modo, cuando se habla de computación en grid nos parece que se estén refiriendo a una cuadrícula de computación (¿una hoja de cálculo? ;-)), cuando en realidad la metáfora hace referencia a la ubicuidad de la “power grid”, la red eléctrica. Y entendida como computación bajo demanda, está funcionando.

    Así que quizá sólo sea un problema de denominación, pero desde luego representa un reparto muy diferente de responsabilidades, y de costo a largo plazo.

    De todas formas, como bien apuntaba Gruber, a Google no le hace falta una gran cuota de mercado: le basta con ir liderando tecnológicamente en sistemas que le permitan generar ingresos por publicidad de forma masiva, así que si sólo un pequeño porcentaje se pasa a Chrome OS, a ellos ya les es suficiente, porque ese porcentaje se puede transformar en un incremento mucho mayor de usuarios de servicios totalmente controlados por Google, a los que mostrar publicidad de forma subliminal pero efectiva.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies