Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

17/08/2017

Guía políticamente incorrecta de la Ciencia

Titulo: Guía políticamente incorrecta de la Ciencia
Autor: Tom Bethell
224 págs.

En este ensayo mantenido dentro de un espíritu permanentemente crítico, el autor va desmantelando auténticos mitos de la ciencia mediante un análisis independiente y certero. Cuestiones como por ejemplo: ¿Es cierto todo lo que nos cuentan del cambio climático? ¿De verdad es la energía nuclear tan peligrosa?

Tal vez desnuda verdades incómodas. O tal vez simplemente se trate de una exposición provocativa. Pero en cualquier caso este libro de Tom Bethell* deja un mensaje que no deberíamos olvidar: detrás de muchas de las propuestas aparentemente científicas se esconden únicamente posicionamientos políticos e ideológicos.

¿Por qué hay verdades que, por proceder del mundo científico, son asumidas con total ausencia de sentido crítico (y en esto los periodistas tienen mucho que ver) dejando un pensamiento único, un panorama de principios políticamente correctos donde no cabe revisión?. He aquí unos extractos del libro que apuntan en tal sentido:

Los científicos venden por igual esperanza y miedo. Existe una creciente inclinación utópica a creer que el consuelo para la humana condición -la enfermedad, la vejez, y quizás la misma muerte- pueda encontrarse en la tecnología más moderna. Reparar las distintas partes del cuerpo y reemplazar los tejidos es algo que puede hacerse mediante la bioingeniería, de la misma manera que los mecánicos rehacen un automóvil. Aunque, en todo caso, se espera que sean los contribuyentes los que paguen la factura, terreno en el que entran los políticos.

A los científicos les gusta verse como seres motivados por el idealismo, pero los intereses personales nunca están muy lejos. (..) Sus diarias preocupaciones por los fondos y la seguridad y el destino que puedan correr sus últimas peticiones, sobrepasa a las preocupaciones más abstractas que pudieron tener alguna vez sobre la integridad del método científico. En otras palabras, han aprendido a “jugar en el sistema”.

Los medios de comunicación han cooperado en todo este proceso de miedos, esperanzas y exageraciones. Las crisis venden periódicos. De ahí parte una relación simbiótica. Y lo que resulta más importante: los periodistas no dudan ni por un segundo de que, si no hablan de un problema, se reducirá su importancia.

*Tom Bethell es inglés, graduado en la Universidad de Oxford en 1962 en Filosofía, Fisiología y Psicología. Posteriormente ha desarrollado su carrera profesional en Estados Unidos, donde es editor del American Spectator. Ha colaborado y sido columnista de numerosas publicaciones entre las que se encuentran el New York Times, Atlantic Monthly, Harper’s, Crisis y National Review. Ha escrito numerosos artículos sobre temas de ciencia, aunque no únicamente en este campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies