Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

19/11/2017

Jack Taylor, detective impresentable

maderos01

Un ex policía irlandés al que han expulsado del cuerpo por alcohólico, Jack Taylor, arrastra sus miserias y malestar vital por los pubs de Galway, en la costa occidental de la isla. Asiduo al infierno de las borracheras, se recupera pero vuelve a recaer y no cesa de causar problemas a sí mismo y a los demás.

En una ocasión llega a admitir:

Te das cuenta de lo mal que estás cuando el dueño de un bar se alegra de que no bebas.

Tal es el personaje creado por Ken Bruen en “Maderos” (The Guards, 2001), antihéroe lúcido y cínico, especialmente consigo mismo, que renueva aspectos de la novela negra.

Entre tragos de whisky y espumosas pintas de Guiness, Taylor ejerce a su manera de detective privado, con la ilusión de enderezar su vida dejando atrás el alcohol y otros problemillass e incluso vislumbra la posibilidad de ser amado por una mujer. Sin embargo para alguien con el fatalismo a cuestas no es fácil empezar de nuevo y más cuando el desarrollo de las investigaciones le zarandea entre los pliegues de un mundo sórdido.

Maderos es todo un estacazo literario, una excelente novela escrita en primera persona -como mandan los cánones del género negro- de estilo directo, mitad jocoso y mitad brutal, disparando continuas frases cortantes. La historia puede considerarse “sucia” aunque no pasa mucho sin que conste un toque poético por parte de Jack, quien esconde una gran afición por la lectura y las citas literarias definitivas.

maderos02

Los personajes, habitualmente con problemas turbios, son descritos con rápida precisión y el protagonista es un magnífico perdedor: inestable, cínico, rebosante de sueños rotos, incapaz de hacer realidad sus pocas esperanzas. El entorno puede, las adicciones se quedan. La imagen de Irlanda que entrega Bruen a través de la ciudad de Galway resulta áspera bajo la palpable frustración de mucha gente. A fin de cuentas un lugar identificable con tantos rincones oscuros de cualquier ciudad del mundo.

La pluma deja bastantes personajes cotidianos, unas veces violentos y otras en cambio llenos de ternura.

En Maderos (o en “La matanza de los gitanos“, en la misma línea) no hay ruido de tiroteos, no hay persecuciones. Ni tan siquiera la investigación es brillante. Hay en cambio borracheras, resacas y golpes que duelen con sólo leer su descripción. Los personajes nunca serán triunfadores. Las respuestas permanecen en el aire.

Ken Bruen, nacido precisamente en Galway en 1951, es doctor en metafísica y durante muchos años se ganó la vida como profesor de inglés en Africa, Japón, Sudeste asiático y América del Sur. Ha escrito más de veinte novelas y obtenido distintos premios. Entre ellas destacan la serie R&B (que protagonizan los policías Roberts y Brant) y la serie de Jack Taylor, cuyos primeros títulos, “Maderos” y “La matanza de los gitanos”, recibieron el aplauso de la crítica.

maderos03

Cualquiera de sus libros puede servir de crónica de los cambios sociales que ha experimentado Irlanda desde los años 90: la prosperidad económica que generó, junto al materialismo, nuevas y profundas desigualdades y la bajeza de quienes se han visto arrastrados por todo ello… En muchos sentidos me recuerda al caso español.

Adiós a un libro de menos de 300 páginas que voló ante mis ojos. Que sea tan afilado y rotundo no impide que respire lirismo, una especie de desesperado lirismo. Jack es un tipo poco recomendable, autocompasivo y cabrón. Pero por muchas oportunidades que destroce, siempre denota predilección por los débiles y es enormemente honesto. Imposible no simpatizar con él.

Maderos es una sucia historia de redención. Tan sucia como recomendable. Dejo como colofón uno de sus jugosos diálogos:

“Como ya he dicho, mi padre trabajaba en los trenes. Le encantaban las novelas del Oeste. Siempre llevaba un maltrecho volumen de Zane Grey en su chaqueta. Luego empezó a pasármelas. Mi madre decía:

– Le vas a convertir en un mariquita.

Cuando ella no podía oírle, él susurraba:

– No hagas caso a tu madre. Tiene buena intención. Pero tú sigue leyendo.

-¿Por qué, papá?

No es que tuviera intención de dejarlo, ya estaba enganchado.

– Te dará opciones.

– ¿Qué son opciones?

Aparecía en sus ojos una mirada ausente y entonces decía:

– Libertad, hijo.

4 thoughts on “Jack Taylor, detective impresentable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies