Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

21/11/2017

M. C. Escher: el juego de las perspectivas truncadas

Manos Dibujando (1948, litografía)

La mano que se dibuja a sí misma en un bucle sin fin.

Hace unos días probando y disfrutando este salvapantallas de Escher caía en la cuenta del largo tiempo que nos ha acompañado la iconografía de tan genial artista. Tenía que revisitar el tema.

Generaciones enteras se han deleitado con su trabajo, no en vano su técnica es perfectamente reconocible en cualquier lugar del planeta. Icono del mundo publicitario y con innumerables referencias en internet, la obra gráfica de Escher siempre ha despertado fascinación, entre otras cosas porque ante una de sus composiciones los ojos del espectador sucumben en una explosión imaginativa que puede no tener límites.

Nuestro hombre se complacía en hacer coexistir objetos de 2 y 3 dimensiones, establecía una relación particular entre plano y superficie que burlaba la gravedad. Eso explica que la concurrencia quede a menudo boquiabiertta. ¿Quién no se ha extasiado con láminas o pósters, cuadros y camisetas que representan figuras y estructuras imposibles, esos hallazgos que trituran la lógica de la perspectiva tal como era concebida desde siglos antes?.

Como en un juego, hay que perseguir detalles sin fin dentro de sus composiciones y dentro de ese dentro, y así sucesivamente. Para introducirse en la fiesta de los sentidos que propone, Escher parte de planteamientos sencillos y obtiene resultados sobresalientes y siempre llamativos que ofrecen múltiples lecturas. Fácil ¿no?. Una de las cosas que me han atraído siempre más de sus ilustraciones es que hasta la más extraña construcción se ofrece a la vista con toda claridad, es veraz y próxima.

Maurits Cornelis Escher (1898-1972) ha sido figura de culto en círculos científicos (como puede serlo ahora entre informáticos y gente afin) gracias a esa vecindad de su legado artístico con el universo de las matemáticas, las leyes físicas y el ingenio humano en general. Pero su popularidad va mucho más allá y como decía al principio, el artista holandés goza de reconocimiento mundial. Precisamente en estos momentos me entero (¡qué extraña coincidencia!) de que se pone en marcha hoy mismo una exposición de su obra en Madrid y que durará hasta Marzo del año que viene. Estoy decidido a ir.

Se puede hablar encantado largo rato acerca de tan deslumbrante creador, pero dejemos que otros que saben mucho más nos ilustren. Busca en Microsiervos “Escher” y empápate. Ofrecen amplia cobertura y Alvy no oculta su especial predilección por este asunto.

Digno hubiera sido conocer a una persona que según leo, dejó dicho esto:

“¡Cómo me gustaría aprender a dibujar mejor! Hacerlo bien requiere tanto esfuerzo y perseverancia. A veces los nervios me llevan al borde del delirio. Sólo es cuestión de batallar sin descanso con una autocrítica constante e implacable. Pienso que crear mis grabados sólo depende de querer realmente hacerlo bien. En su mayor parte algunas cosas como el talento son naderias. Cualquier escolar con unas pequeñas aptitudes podría dibujar mejor que yo. Lo que normalmente falta es el deseo incontenible de expresarse, apretando los dientes con obstinación y diciendo ‘aunque se que no puedo hacerlo, sigo queriendo hacerlo'”

4 thoughts on “M. C. Escher: el juego de las perspectivas truncadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies