Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

21/11/2017

Nadie es tonto

Lyndon Johnson, presidente de los Estados Unidos entre 1963 y 1969, fue a visitar una de las reservas de los indios Sioux.

En el discurso que pronunció allí, dijo cosas como:

– A partir de ahora yo conseguiré que en cada una de las casas de este poblado haya una antena de televisión.
Y los indios corearon: “campahh”.

– Y además -siguió diciendo el presidente muy animado- cada uno de vosotros tendrá un precioso Cadillac.
Y los indios volvieron a gritar al unísono: “campahh”.

Al acabar la arenga, el jefe de la tribu le dijo:
– Ahora, señor presidente, le invito a dar un paseo por la reserva. Pero mire usted donde pisa, porque hay muchos caballos y el suelo está lleno de campahh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies