Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

26/09/2017

Portugal, tan cerca y tan lejos

Cascais y alrededores conservan el aire aristocrático impreso por viejas clases dirigentes que acudían aquí a tomar los baños ante la mirada sorprendida de los humildes pescadores, levantando no pocas mansiones y palacetes directamente sobre el mar y dejando un elegante vestigio arquitectónico. Merece la pena un recorrido por las calles típicas con el aroma marinero de los restaurantes, las playas urbanas a la vista de todos, el largo paseo soleado hacia Estoril.. Vi gente amable y solícita por todas partes.

Cuentan las crónicas que en la lejana época de los Descubrimientos, Cascais y la vecina Oeiras eran de las primeras poblaciones en avistar a los navíos portugueses que embocaban el Tajo con sus cargamentos de especias de la India y oro del Brasil.

Y qué decir de la melancólica Lisboa, con sus edificios blancos, rosa y cobalto de fachadas castigadas por el Atlántico. Una ciudad llena de estampas hermosas y encantos que parecen venir de otro tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies