Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/11/2017

Preparando un examen en la biblioteca

Como es natural, la blogosfera está plagada de estudiantes (desde púberes a los más peludos), aunque sólo sea porque es su medio coetáneo de expresión y su arma principal de divulgación. El empuje de los jóvenes es uno de los factores protagonistas en provocar la redefinición de internet prácticamente de un año para otro. Pero eso es otra historia.

El eco de un vivencia compartida por muchos, es inmediato. La siguiente situación descrita en clave de auto-parodia resultará familiar no sólo a los que se encuentran ahora inmersos en inacabables horas de estudio e incertidumbre; también traerá guiños para los que pasaron por las aulas y pelaron su culo sentados bajo ese ambiente tan particular como es el de una biblioteca.

Al introducir en Google: “se despierta vestido, desayunado y duchado” asoma un texto calcado en infinidad de páginas, puede que incluso en ésta. Es una exposición relampagueante, reloj en mano, de aquello que pasa por la cabeza de un estudiante (unas veces Pedro, otras, Juan, Luis, Pablo… ni que decir tiene que me quedo con éste último) durante un día completo en la biblioteca y ante un examen inminente.

Aparece bajo distintos títulos: “diario de un estudiante”, “crónica de un suspenso anunciado”… La cuestión es que casi nadie parece saber justificar su procedencia, como si se tratase de una leyenda sin dueño. Queda con ello demostrada la universalidad de la historia y la gran cantidad de adhesiones cómplices que establece. Intentando en mi caso indagar un poco más, dicen que se expandió durante años a través de correos encadenados pero como resultará obvio, hay detrás un autor.

Mis felicitaciones por el buen rato de añoranza y risas que he pasado. Veo que esto no ha cambiado mucho.

Como dije, el texto se hallará fácilmente multiplicado por la Red, pero ya que estás aquí puedes leerlo ahora (yo también de copy-paste):

Diario de un estudiante

07:45 – Suena el despertador
09:45 – Pablo se despierta vestido, desayunado y duchado en la biblioteca sin tener muy claro cómo ha llegado hasta alli.
09:46 – Pablo se quita una legaña
09:47 – Pablo se quita otra legaña
09:48 – Otra legaña.
10:00 – Pablo saca los apuntes, el discman y se pone a mirar al infinito
10:30 – Un pivón de escandalo se cruza entre Pablo y el infinito
10:31 – Erección
10:32 – Pablo posa la vista sobre los apuntes y comprueba que están en Arameo.
10:33 – Pablo busca un diccionario de Arameo.
10:34 – Pablo descubre un dicionario Arameo – Binario.
10:36 – Pablo recibe un curso intensivo de binario.
11:00 – Pablo descubre al intentar traducir los apuntes que están en español.
11:01 – Pablo maldice al Jebi por tener esa letra de mierda.
11:02 – Pablo anota en el dorso de la mano “Cortar manos Jebi la proxima vez que le vea”
11:03 – Pablo vuelve a posar su mirada en el infinito
11:35 – Pivón.
11:36 – Erección
11:45 – Pivón
11:46 – Erección.
11:47 – Pablo se plantea bajar a los baños y arreglar sus problemas de atención mediante el onanismo o cambiar de sitio y ponerse de cara a la pared.
11:50 – Descanso para un cigarro
13:50 – Vuelta a la biblioteca tras 27 cigarrillos y un cáncer de pulmón.
13:51 – Pablo mira los apuntes y descifra la primera línea
13:52 – Descanso para comer
15:45 – Regreso al estudio
15:56 – El infinito intenta acaparar la atención de Pablo. Para evitarlo, Pablo hace garabatos en un hoja.
16:00 – Etapa rosa de Pablo.
16:30 – Etapa azul de Pablo.
17:00 – Etapa cubista. Pablo anuncia su retirada del mundo de la pintura.
17:01 – Pablo vuelve a mirar los apuntes.
17:02 – Pablo se rasca la cabeza.
17:03 – Pablo descubre que se ha equivocado de apuntes.
17:10 – Intento de suicido frustrado de Pablo: los folios no cortan lo suficiente.
17:15 – La malvada inopia secuestra a Pablo.
17:30 – Pablo visita Babia.
17:45 – Pablo visita las Nubes.
18:00 – Pablo visita La Parra.
18:20 – Pablo fija la vista sobre los nuevos apuntes.
18:30 – Erección injustificada. Pablo conversa con sus genitales: “¿qué has visto tú que no he visto yo?.
18:31 – Descanso para un cigarro.
21:00 – Vuelta a los estudios tras tres cervezas, un pacharán y 45 cigarros. Enfisema pulmonar.
21:01 – Pablo mira los apuntes.
21:02 – Pablo se rasca la cabeza otra vez.
21:03 – Pablo descubre que se ha vuelto a equivocar de apuntes.
21:07 – Nuevo intento de suicido frustrado: la cabeza no cabe en la taza del water.
21:10 – Pablo escapa de la inopia, del infinito y de un grupo de ninfómanas empeñadas en provocarle continuas erecciones.
21:45 – Pablo lee y asimila tras un arduo esfuerzo las quince primeras paginas del temario.
21:46 – Pablo descubre una nota a pie de pagina: “Las 15 primeras paginas no entran a examen”.
21:47 – Tercer intento frustrado de suicidio: tras envolverse en apuntes, Pablo descubre que el mechero no enciende.
21:50 – Pausa para un cigarro.
22:30 – Retorno a los estudios.
22:31 – Pausa para otro cigarro.
23:00 – Vuelta a los estudios.
23:01 – Reflexión: “me quedan exactamente dos horas de estudio”.
23:02 – Ataque de angustia existencial.
23:30 – Pablo se hace a la idea de estudiar seriamente la hora y media que queda.
23:31 – El sujeto frente a Pablo, futuro ingeniero de telecomunicaciones, empieza a roncar.
23:45 – Pablo se deshace del cadáver de un ex-futuro ingeniero de telecomunicaciones.
23:46 – Descanso para coger algo de comida basura de la maquina de la entrada.
23:55 – Descubrimiento de que el sándwich de cangrejo llevaba caducado un cuatrimestre.
23:56 – Pausa para vomitar.
00:00 – Retorno a los estudios. Propósito firme de estudiar la última hora que queda.
00:01 – Suena el móvil. Pablo maldice.
00:02 – Pablo escapa de las manos de el resto de los estudiantes que pretenden lapidarlo con pesados volúmenes de ingeniería.
00:03 – Pablo coge el móvil. Pablo cuelga al escuchar: “¿Qué, estás estudiando mucho?”.
00:04 – Pablo tira el móvil a la papelera.
00:05 – Pablo posa su mirada sobre los apuntes.
00:45 – Pablo se despierta con los apuntes pegados a la cara.
00:46 – Pablo vuelve a mirar los apuntes.
00:55 – Pablo se despierta con los apuntes pegados de nuevo a la mejilla mientras suena por megafonía “La biblioteca cerrara sus puertas en cinco minutos”.
00:56 – Pablo mira los apuntes.
00:57 – Pablo se rasca la cabeza.
00:58 – Pablo descubre que se ha equivocado por tercera vez de apuntes.
00:59 – Ingestión de media tonelada de apuntes fotocopiados: les falta sal.
01:00 – Pablo abandona la biblioteca satisfecho por su completo aprovechamiento de las horas allí pasadas.
01:01 – Pablo enciende un cigarrillo.
01:02 – Pablo se lanza bajo las ruedas de un camión de 18 ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies