Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

22/11/2017

Saturación de emails

Hace pocos años, el correo electrónico se perfilaba como una herramienta poderosa de acción para todo tipo de empresas y organizaciones, gracias al marketing directo que implica, gracias a la inmediatez, a la personalización …
Además era -probablemente ya no tanto- una modalidad de comunicación atractiva para el usuario: ¿os acordáis cuando mirábamos con ilusión el buzón de casa en busca de una carta amiga?

Ahora de la mano del Spam-nuestro de cada día, la situación es otra. El porcentaje de emails no deseados aumenta, el grado de atención en la lectura disminuye y lo normal es que sean borrados justos por pecadores. Y hay más: las empresas han abusado de fórmulas de marketing agresivo atacando a nuestro buzón electrónico con demasiada frecuencia. ¿No se da cuenta el personal comercial de que a estas alturas un enorme grupo de mensajes van directamente a la papelera sin pasar apenas los ojos por ellos? ¿No perciben que el efecto publicitario de captación se ha difuminado?.

Toca revisión de todo esto. El receptor ha de manejar con más soltura los filtros anti-spam. El emisor debe modificar su estrategia y preguntarse cómo mejorar el impacto de su mensaje sin bombardear al cliente potencial.

Un buen lema (para todos) sería: envía algo cuando de verdad tengas algo que comunicar.

Fuente: trabajar sin conexion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies