Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/11/2017

Simo Häyhä o la muerte blanca

Un tipo oculto, con mucha puntería, que desde la distancia dispara a objetivos seleccionados. Hablar de francotiradores produce escalofríos. De cumplir con eficacia su cometido, lo que se ha venido en llamar “One shot, one kill” (un disparo, un muerto), el francotirador sembrará el pánico de un modo devastador.

La II Guerra Mundial fue escenario donde se hizo uso intensivo de estos mensajeros de la muerte (también denominados “snipers”) seleccionados de entre aquellos que destacaban por su precisa puntería. Fue una táctica habitual más. En un sangriento ranking de aquelllos que más hombres abatieron entre las filas enemigas figuran varios rusos celebrados por el régimen estalinista como Yakovlevich o Vasili Zaitzev, y también dos alemanes, Erwin Koning y Heinz Thorvald. Pero un finlandés los superó: Simo Häyhä.

Simo Häyhä procedía de una humilde familia de granjeros finlandeses. Había nacido en 1906 en una zona fronteriza con Rusia y con sólo 17 años entró de servicio en la milicia formando parte de un batallón ciclista. Demostró muy buena técnica en las prácticas de tiro y finalizado el servicio regresó a su tierra natal a dedicarse a lo suyo: agricultura, ganadería y caza.

En 1939 estalla la denominada Guerra de Invierno con el ataque de la Unión Soviética a Finlandia sólo tres meses después del inicio de la Segunda Guerra Mundial (en el río revuelto de los inicios de la gran contienda, no sólo las potencias del Eje practicaron la invasión). Stalin pretendía conquistar el país rápidamente haciendo valer la superioridad de sus fuerzas (3 a 1), pero la inusitada resistencia finlandesa lo impidió. Aunque los rusos consiguieron romper la defensa finlandesa sufrieron enormes bajas y una pérdida de credibilidad internacional por parte del Ejército Rojo, lo que a su vez influyó en la decisión de Hitler de lanzar poco después la Operación Barbarroja.

Finlandia aguantó hasta marzo de 1940, fecha en que un tratado de paz resolvió ceder casi el 10% del territorio finés y el 20% de su capacidad industrial a la Unión Soviética, pero el país nórdico retuvo su soberanía y su resistencia despertó simpatías en todo el mundo.

Al llegar el conflicto Simo Häyhä había sido llamado a filas como soldado de infantería. Con un simple fusil destacó en la dura campaña del río Kollaa. Teniendo como panorama unas temperaturas de entre 20 y 40 grados bajo cero, un puñado de finlandeses rechazaron la embestida de una fuerza rusa muy superior en lo que la historia finlandesa recuerda como “El milagro de Kollaa”.

Camuflado de blanco como la nieve circundante, con una frialdad fuera de lo común y gracias a su depurada técnica, Simo abatía enemigos como un cazador nato e implacable: oficialmente 505 soldados soviéticos, extraoficialmente 542. Disparaba al parecer sentado, postura más adecuada para su baja estatura (1,60 cm.). Su registro de víctimas no lo ha superado ningún sniper hasta el día de hoy y más si pensamos que se produjo en un período muy corto, unos 100 días.

Debido a los trastornos que ocasionaba su infalible puntería, el pavor que provocó el pequeño finlandés entre las filas rusas debió ser terrible, hasta el punto de que lo apodaron “Belaya smert” (“la muerte blanca”) y hubieron de elaborarse diversos planes para acabar con él. No tuvieron éxito.

Las bajas habrían sido todavía mayores si en marzo de 1940 no se hubiera tenido que retirar tras ser alcanzado en la cara por la bala expansiva de un enemigo (por eso no participó más en la guerra ni en el resto de frentes de la II Guerra Mundial). A pesar de sus heridas Häyhä pudo todavía apuntar y eliminar a su contrario. A raíz de entonces fue ascendido a Teniente y se le otorgó la “Cruz de Kollaa” al igual que sus compañeros que lucharon allí, además de la “Cruz de Plata”.

Tras la guerra altas personalidades de su país, como el presidente Kekkonen, le invitaron a menudo para practicar la caza del alce. En la actualidad en el país nórdico se celebran anualmente distintas competiciones de tiro que llevan su nombre.

Simo falleció en 2002 a los 96 años de edad. Su gesta lo convirtió en héroe de guerra en su país y, como cabe suponer, todo un mito en el mundo de los amantes de las armas y demás. Nuestro personaje de hoy debió de ser un hombrecillo parco en palabras, austero y sencillo. Preguntado en 1998 por cómo llegó a ser tan buen tirador simplemente contestó que “practicando”. Sobre su impresionante récord de muertes, decía: “Hice lo que se me ordenó lo mejor que pude”.


Relacionado: los francotiradores no eran exclusivos de tal o cual país. Como hemos dicho participaron durante la II Guerra Mundial un gran número de ellos en distintos ejércitos y diferentes latitudes. Y no sólo hubo francotiradores masculinos; también destacó una rusa, Lyudmila Pavlichenko, quien al parecer abatió a 309 soldados alemanes, bastantes de ellos eran otros francotiradores. En 1942 fue herida por fuego de mortero y en su calidad de heroína del Ejército Rojo realizó una visita de propaganda a Estados Unidos, siendo el primer ciudadano soviético en ser recibido por un presidente norteamericano (Franklin D. Roosevelt).

Visto en armas.es

4 thoughts on “Simo Häyhä o la muerte blanca

  • Camilla

    Este hombre es asombroso, y tal como se infiere en sus palabras, la práctica hace al maestro.

    Reply
  • kaxike

    lo del gato es trola xD

    Este hombre es mi idolo y añado

    TODAS ESAS BAJAS LAS HIZO SIN MIRILLA TELESCOPICA

    Reply
  • jose Luis R.

    Noooo, no maten gatitos please !!!!!

    Me gusto tu articulo. Quisiera hacer un comentario sardonico pero me meteria en politica y creo que no se vale.

    Saludos desde Venezuela.

    Reply
  • Pingback: Anónimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies