Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

22/11/2017

Tichy: arte fotográfico de un paria barbudo

Con cartón, latas usadas y paquetes de tabaco, entre otras cosas, el checo Miroslav Tichý fabricó cámaras fotográficas cuyas imágenes captadas acabarían expuestas con el paso del tiempo en museos y galerías de arte de Berlín, Zurich y Nueva York.

Nacido en 1926, la historia de este hombre extraño y excéntrico suena a ciencia ficción. Alumno de Bellas Artes en Praga, se entrega de lleno a la pintura hasta que ponen la vista en él las autoridades comunistas -cuyo régimen se implanta en Checoslovaquia en 1948-, que terminan por confinarlo en cárceles y hospitales psiquiátricos al ser considerado disidente, persona non grata a la uniformización social que se impone. Después de 15 años en instituciones de esta índole, lo dejan en paz con la prohibición expresa de pintar.

De regreso a Kyjov, su pueblo natal, Miroslav Tichy se instala en una infravivienda y lleva vida de ermitaño marginado y casi indigente. Es el momento en que se entrega a la fotografía en una aventura única y conmovedora. Excluido radicalmente de la sociedad en que vive, los métodos de trabajo empleados por Tichý poco tienen que ver con los convencionalismos artísticos: construye sus máquinas fotográficas con sus propias manos y con las lentes y los materiales que encontraba más a mano, como placas de metal, gomas, cartulinas, paquetes de tabaco, hilo …

El tema de su obra es obsesivo: únicamente mujeres, cuerpos femeninos captados en el quehacer diario, Tichý podía llegar a realizar hasta cien fotografías al día, lo que él estableció como su “norma”. Y todas ellas en su pequeña ciudad natal, de la que cada vez estaba más excluido como habitante de la comunidad. Por ello, la inmensa mayoría de las veces permanecía oculto, colándose en los momentos íntimos de todas esas mujeres e ignorando la mayoría de los principios técnicos de la fotografía. Al caer la noche, vuelve a su cuchitril y obtiene las fotos con material casero, rematando sus piezas con marcos también realizados por él.

El resultado de las imágenes es artesanal y auténtico, pura poesía visual de difícil parangón. Hoy permanecería olvidado de no ser por Roman Buxbaum, psiquiatra amigo de la familia de Tichy, quien desde niño permanecía fascinado por el tesoro encubierto que había visto. Hace pocos años recopiló piezas y las paseó por galerías y exposiciones internacionales. Muy pronto las obras alcanzaron grandes cotizaciones, pero en coherencia con la filosofía del artista mendigo, esto carece de importancia.

Ignorado y despreciado en su pueblo, cuando la gente le preguntaba con sorna si era pintor, fotógrafo o filósofo, él contestaba “¡Soy un Tarzán retirado!”. Tal vez tras el reconocimiento artístico tardío, Miroslav Tichy pueda gozar de unos últimos años de respeto en su cuna natal.

Fuente: El País Semanal
Fuente: masdearte.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies