Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

26/07/2017

Un día de furia

Un día de furia (“Falling Down” en su título original) es una película sobre la tensión y frustración que genera en muchas personas la vida contemporánea en las grandes ciudades. Esta crónica de realidad urbana data de 1993 y presenta una historia hecha a la medida de cualquier escenario o momento de la actualidad.

El personaje protagonista decide enfrentarse a la adversidad por el camino de la violencia, un gesto inconsciente de consecuencias impredecibles. Es fácil que en ciertos momentos la mayoría nos recreemos en imaginar algo así, puesto que en nuestro fuero interno desearíamos desprendernos de la máscara de hipocresía y poder cantarle las verdades a más de uno. El civismo y el sentido común, aunque también la falta de valor, nos detienen siempre.

“La aventura de un hombre corriente en guerra con el mundo de cada día”, rezaba el cartel del film. El director Joel Schumacher se muestra inspirado y rueda con agilidad una propuesta esquemática, directa y carente de juicios, lo que es de agradecer. La impresión tras los primeros minutos de la película es clarificadora: el protagonista no dice nada y aún así, lo dice todo, ya que se lanzan bastantes mensajes reconocibles desde el principio.

Argumento

Primera hora de la mañana: hora punta y un calor abrasador sobre la ciudad de Los Angeles. Se deduce que no hay aire acondicionado en el coche de Bill Foster (Michael Douglas), anónimo ciudadano atrapado en un interminable atasco de circulación. Nuestro hombre viste camisa blanca y corbata oscura, peinado de corte militar y gafas de montura negra que le dan aire de ciudadano correcto, serio y respetuoso. Sin nada que poder hacer, observa a su alrededor a toda esa gente que parecen marionetas de una sociedad fraudulenta.

Foster es empleado de una importante firma de defensa norteamericana pero todavía no sabemos que está sin trabajo desde hace un mes. En un ataque progresivo de ira, estrés o simplemente cabreo, abandona su coche sobre el mismo asfalto y decide ir a pie a ver a su familia, ya que es el cumpleaños de su hija. Por encima de todo él sólo quiere volver a casa, pero tampoco sabemos aún que en realidad está separado y que pesa sobre él una orden de alejamiento.

Comentarios

La película plantea diversas situaciones en las que Douglas tiene oportunidad de despertar el demonio que lleva dentro, demostrando ser víctima y monstruo a la vez, mientras siembra el caos por toda la ciudad en plan castigador atrayendo hacia sí a un peculiar investigador de la policía que está en su último día de trabajo (Robert Duvall).

Se enfrentará al abusivo precio de una tienda de alimentación, a unos matones callejeros, a los empleados de un restaurante de comida rápida, a un neonazi y entre una cosa y otra contempla con desesperación gradual el mundo desatinado lleno de impostores que le ha tocado vivir. Es como la odisea de un Ulises moderno sorteando calamidades en su pugna por regresar a la seguridad del hogar.

Foster irá experimentando una creciente agresividad; mal momento para los que se cruzan en la trayectoria de un tipo que sabe que sin lazos afectivos ni obligaciones profesionales, su vida no vale nada y a quien nada queda por perder.

La trama apuesta por un trasfondo en el que predomina el desahogo frente a la racionalidad. Representa la reacción que podría tener una persona normal fuera de control y deja un recado para el telespectador: ¿es el protagonista héroe o villano? ¿Un valiente o un perturbado? En el fondo Bill es una persona normal, de hecho cuando su mujer llama a la policía y la interrogan para saber si su ex-marido es peligroso y determinar si deben acudir a protegerla, ella no sabe bien qué decir en su contra.

Una película que merece ser vista, con secuencias memorables: la protesta en el burger, el enfrentamiento con los jubilados ricos del campo de golf… Rara vez un personaje genera tanta empatía; podría ser el perfecto representante del movimiento: “basta ya de chulearnos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies