Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

20/11/2017

Warren Zevon: Werewolves of London

Nacido en Chicago en 1947 aunque criado en California, Warren William Zevon tuvo una vida agitada y diversos problemas en el plano personal: divorcios, alcoholismo, intentos de suicidio. En lo tocante a la fama y al margen de sus incondicionales, el público básicamente lo ignoró pese al gran reconocimiento que obtuvo entre sus compañeros de profesión, entre los que hay que destacar a Bob Dylan, Elvis Costello, Jackson Browne, Neil Young o R.E.M.

Como era hijo de un jugador profesional cambió muchas veces de domicilio y la estabilidad no pareció encontrarla hasta que a los 16 años se entusiasmó con el piano. Coincidiendo con el divorcio de sus padres se fue a Nueva York con un Corvette que su padre había ganado en una partida de cartas en pos del sueño de convertirse en cantante folk. No salieron bien las cosas y regresó a California para trabajar como músico de sesión. En el año 1969 se produjo un debut que pasó por completo desapercibido y siguió ganándose la vida como músico de acompañamiento y compositor de melodías para publicidad.

Warren fue adicto a la heroína y consiguió zafarse de ella, pero en los años 80 tiene serios problemas con el alcohol y sus giras son un desastre. Tras una cura de desintoxicación se recupera y sigue publicando discos con distinta fortuna. Son trabajos brillantes, inteligentes, con un toque de fino humor, demostrando la habilidad que siempre tuvo escribiendo letras. En sus actuaciones en vivo da rienda suelta al rock con voz enloquecida y una asombrosa energía.


Excitable Boy

Continuó sacando discos a lo largo de los 90, siguieron las colaboraciones con grandes nombres de la música como Chick Corea, David Gilmour, Lindsey Buckingham (Fleetwood Mac), Glen Frey & Don Henley de los Eagles, Jackson Browne, Linda Rondstat, Emmylou Harris… Su música se movía con soltura entre el Rock, el Folk y el Blues, con esa mordacidad con la que suele adornar las letras de unas canciones con temática oscura y fondo doloroso, ejecutadas sin embargo con pasión. Impresiona la intensidad de esas canciones, propia de alguien que pone el alma al descubierto.


‪Lawyers, Guns and Money‬

En el 2002 preparaba su recopilatorio definitivo, Genius: The Best Of Warren Zevon, en unos momentos en los que llevaba una vida sana y sin excesos; sin embargo en septiembre declara que le han diagnosticado un cáncer de pulmón incurable y decide renunciar al tratamiento de quimioterapia. Aunque no le dan más de tres meses de esperanza de vida, Zevon consigue burlar el plazo y sobrevivir un año, gracias a lo cual pudo concluir su trabajo póstumo, The Wind, una última entrega de canciones intensa y excepcional, su verdadero testamento sonoro.

Aún con los días contados su caudal creativo no decaería. Para completar “The Wind” llamó a sus amigos y con la ayuda de su hijo Jordan y del productor puertorriqueño Jorge Calderón culminan un disco que contaría con un elenco de colaboradores impresionante: Bruce Springsteen, Tom Petty, Jackson Browne, Ry Cooder, Emmylou Harris, Don Henley. Apareció publicado en 2003 e irónicamente fue su disco más vendido. Muy poco después murió durmiendo la siesta en casa.


Keep Me In Your Heart

Además de hacer realidad un documental sobre esta grabación en la que cada día que pasaba era una victoria contra la muerte. Zevon supo sostener su tono desenfadado en medio de la agonía. Esa forma valiente de encarar la muerte refleja la peculiar estampa de una persona que vivió a su manera, alguien que siempre fue libre a la hora de componer y cantar.

Si exceptuamos el “Werevolves Of London” nunca tuvo grandes hits; no obstante Warren Zevon representa una asignatura pendiente porque es uno de esos artistas importantes que se mantiene siempre en un discreto segundo plano sin dejar de crear muy buenas canciones. Alguien dijo en cierta ocasión que Warren había compuesto canciones para todos los diferentes grados de la desesperación, canciones que tenían que ser escuchadas a solas.

Sin duda su tema más conocido es Werewolves of London (Hombres-lobo de Londres) de su disco de 1978 Excitable Boy, canción que cantaba Tom Cruise en la película “El color del dinero” de Martin Scorsese y que según he leído -aunque en absoluto lo encuentro confirmado- aparece también en la banda sonora de la inolvidable “Un Hombre Lobo Americano en Londres”. Sea como sea, se trata de una tema que suena muy familiar, con ese ritmo alegre con el que discurre y que a mi me recuerda al Sweet home Alabama.

Warren Zevon: Werewolves of London

LYRICS

I saw a werewolf with a Chinese menu in his hand
Walking through the streets of Soho in the rain
He was looking for a place called Lee Ho Fook’s
Going to get himself a big dish of beef chow mein
Werewolves of London

If you hear him howling around your kitchen door
Better not let him in
Little old lady got mutilated late last night
Werewolves of London again
Werewolves of London

He’s the hairy-handed gent who ran amuck in Kent
Lately he’s been overheard in Mayfair
Better stay away from him
He’ll rip your lungs out, Jim
I’d like to meet his tailor
Werewolves of London

Well, I saw Lon Chaney walking with the Queen
Doing the
I saw Lon Chaney, Jr. walking with the Queen
Doing the
I saw a werewolf drinking a pina colada at Trader Vic’s
His hair was perfect
Werewolves of London
Draw blood

One thought on “Warren Zevon: Werewolves of London

  • Josefina

    Es cierto que The Wind se disfruta oyéndolo en soledad, pero tambien es verdad que, al terminar, no se tiene sensación de tristeza desgarrada sino de un próximo tiempo más feliz.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies