Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

21/11/2017

Y encima cachondeo

Entre dos y tres años de un ruido constante que se cierne sobre tu propia vivienda, día y noche, tres turnos de trabajadores a destajo hacen temblar tímpanos y cimientos. Toneladas de polvo flotando en el ambiente con dirección a ventanas, balcones y narices.

Entre dos y tres años con la zona de aparcar en el barrio cambiada, recortada o directamente barrida del mapa (ya nunca va a recuperar su perímetro anterior y además pasará a ser de pago estacionar en la puta intemperie), suelos destrozados a pie de calle, tuberías al aire, las vallas cerrando el paso por doquier, el coche desguazándose al atravesar cada día los baches salvajes del asfalto camino de casa…

Parece mentira, y tal vez lo sea, pero anuncian el fin de las obras inacabables de la M-30 de Madrid, las obras que más desconsideradamente han incordiado a los madrileños en mucho tiempo y que no sabemos cuánto nos hipotecarán en el futuro. Se inauguran con el inusitado acelerón que conlleva todo final de legislatura. La proximidad de las urnas obra estos milagros.

Muchos jerifaltes con agujetas en los dedos de tanto agarrar las tijeras, todo el día cortando cintitas, saltando a contrarreloj de obra en obra, asegurando con sonrisa mentirosa la total funcionalidad de lo inaugurado.

Probablemente mi postura sea inmovilista o miope, pero en serio, todavía no conozco razones convincentes para haber aguantado las obras de remodelación de la M-30 ni para apoyar el resultado final.

Bien, nada más “terminar” las obras, el Ayuntamiento se apresura a lanzar una campaña publicitaria que nos recuerda que “Madrid necesita descansar. No a la contaminación acústica”: la imagen que corona este artículo pertenece a un cartel callejero de dicha campaña, con la correspondiente anotación de un vecino anónimo harto de tanta burla.

Tienen una jeta más dura que el hormigón que lo inunda todo. Madrid es la que necesita descansar de estos pájaros. Propongo un tumulto popular armados con palos y cachiporras de grueso calibre.

One thought on “Y encima cachondeo

  • falevian

    ¡Pues no! A la gente le ha gustado. Debe ser que a la mayoría le pone cachondo escuchar 24 horas al día maquinaria pesada, para terminar teniendo miles de túneles que se inundan, desaparezcan los parques, Madrid se quede sin un duro para los próximos 30 años… En mi barrio, Arganzuela, hay dos bibliotecas publicas menos que hace 6 años (es decir ahora no hay NINGUNA), han arrasado el parque de la Arganzuela (supuestamente protegido), el Delial de la Casa del Reloj, el parque del planetario, … y seguimos de obras, han dejado la salida de Santa Mª de la Cabeza dividiendo el barrio en dos, nos han cortado TRES AÑOS seguidos el metro en los tres meses del verano, dejando aislado el barrio; no hay cultura, no hay descanso, sólo coches y obras… En fin. Sólo nos queda desahogarnos…

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies