Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/09/2017

… Y otra anécdota de Tristan Bernard

En muchas ocasiones reunía a sus nietos y les contaba historias africanas:

-Iba yo un día por las selvas del Congo, sin armas ni nada, y de repente oí el rugido de un león. Rápidamente di media vuelta y comencé a correr en dirección al poblado. Pero en una revuelta del camino me encontré de bruces con un salvaje lujurioso y lascivo que quería abusar de mí.
-¿Y entonces qué hiciste, abuelo?
Tristan Bernard se acariciaba filosóficamente las barbas y respondía:
-¡Eso no se pregunta, hijos míos!… ¿No estáis contentos de que vuestro abuelo esté aquí sano y salvo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies