Categoría: Anécdotas de carne y hueso

Detalles

Un pintor que iba a hacerle un retrato al escritor irlandés James Joyce, le dijo:

No era eso

Cuando José I, rey de Portugal entre 1750 y 1777 iba a los toros, se pasaba la tarde inclinándose sobre el palco y desternillándose de risa.

Nadie es tonto

Lyndon Johnson, presidente de los Estados Unidos entre 1963 y 1969, fue a visitar una de las reservas de los indios Sioux.

El asno que encabezó una movimiento de pintura

París a comienzos del siglo XX era la capital mundial de la vanguardia artística. Vivía una auténtica revolución a la que acudieron artistas de todas las procedencias para crear nuevas fórmulas que transformarían por completo la pintura y la literatura.

Dejémoslo estar

Cuando Baroja llegó a Madrid tení­a la ilusión de conocer a uno de los grandes de la literatura española, D. Benito Pérez Galdós y para ello se apostó en la calle del Ateneo esperando a que pasara.

Error de apreciación

Lord George Alfred Brown (1914-1985) fue lí­der del Partido Laborista inglés, ministro de Asuntos Exteriores de 1966 a 1968 y aficionadillo al brebaje.

… Y otra anécdota de Tristan Bernard

En muchas ocasiones reuní­a a sus nietos y les contaba historias africanas: – «Iba yo un dí­a por las selvas del Congo, sin armas ni nada, y de repente oí­ el rugido de un león. Rápidamente di media vuelta y comencé a correr en dirección al poblado. Pero en una revuelta del camino me encontré

Sin trompetas ni tambores

A Tristan Bernard, seudónimo de Paul Tristan, que fuera novelista, periodista y abogado francés (1866-1947) se le atribuyen numerosas frases ingeniosas.
Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies