Me he pasado la vida leyendo libros, preferentemente tumbado en la cama cada noche y -para mi desgracia- muchos de ellos de í­ndole literaria.