Graffitis: La expresión del pensador anónimo. Parte III

«Sin lugar a dudas, el tabaco es una de las principales causas de estadí­sticas.» «Mi padre querí­a que yo tuviese juicio. Ahora tengo tres y se enfada.» «Tengo el cabello muy sedoso, lo malo son los gusanos» «Estaba decidido a ganar, pero nadie respetó mis decisiones.» «Tuve razón un dí­a, pero ese dí­a no dejaban

Personajete 3

Soy tal pedazo de profesional triunfador que me abro paso entre un mar de sonrisas complacientes. Quemé algunas etapas del diseño gráfico antes de aprender a dirigir con gran y dinámica simpatía una empresa propia con decoración minimalista en el centro de la ciudad. Con los contactos adecuados siempre esperan jugosos contratos, nuevas oportunidades se

Rosalí­a de Castro. «Muda la luna y como siempre pálida»

Muda la luna y como siempre pálida,mientras recorre la azulada esferaseguida de su séquitode nubes y de estrellas,rencorosa despierta en mi memoriayo no sé qué fantasmas y quimeras. Y con sus dulces misteriosos rayosderrama en mis entrañas tanta hiel,que pienso con placer que ella, la eterna,ha de pasar también.

Graffitis: La expresión del pensador anónimo. Parte II

«La vida es demasiado corta para tomar cerveza barata» «Si de la envidia vives, de la rabia morirás» «Ahorre energí­a… ¡no se caliente!» «Antes era fanfarrón, ahora soy perfecto» «Nunca se está tan bien que no se pueda estar mejor y nunca se está tan mal que no se pueda estar peor» «Quiero encontrar el

Graffitis: La expresión del pensador anónimo. Parte I

«Te he dicho diez mil millones de veces que no exageres!!» «El tiempo sin ti es… ‘empo’ « «Cambio lindo perro doberman por mano ortopédica» «De la lianaaaa, Chita!, DE LA LIAAANAAAA!!! …» «Lo que natura no da… la silicona lo soluciona»

Pequeño Diccionario de Paradojas. Letra «A»

ABSURDO: s. (Psic.) Declaración o creencia en contradicción manifiesta con nuestra propia opinión. ABURRIMIENTO: s. (Fís.) Fenómeno de alteración del tiempo, que puede ser producido por distintos medios. P. ej.: una película una obra de teatro que comienza a las seis y transcurridas dos horas, cuando miramos el reloj, descubrimos que son las seis y

Miguel de Unamuno: «Morir soñando» (su último poema)

Morir soñando, sí­, más si se sueñamorir, la muerte es sueño; una ventanahacia el vací­o; no soñar; nirvana;del tiempo al fin la eternidad se adueña. Vivir el dí­a de hoy bajo la enseñadel ayer deshaciéndose en mañana;vivir encadenado a la desgana¿es acaso vivir? ¿y esto qué enseña? ¿Soñar la muerte no es matar el sueño?¿Vivir

Personajete 2

Fue la mí­a hace décadas una familia de tratantes y chamarileros. No sé cómo, un dí­a mi padre consiguió introducirse en el sector de artes gráficas madrileño, se relacionó con algunos poderosos, trabajó duro, procreó generosamente y dejó una empresa próspera a su muerte. Desde entonces mis innumerables hermanos y yo continuamos su legado aplicando
Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies