Cuando hablamos de la conexión a Internet únicamente nos fijamos en la velocidad contratada y registrada (cuanta más mejor) pero hay otro factor importante: la estabilidad de la conexión. Si en casa o en el trabajo toda descarga se produce rápidamente y la conexión permanece activa y sin cambios, perfecto. Pero ¿y si experimentamos cortes