Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

22/11/2017

Anton Dvorak y los trenes

El gran Antonin Dvorak (1841-1904) músico checo autor entre otras obras de la magnífica “Sinfonía del Nuevo Mundo”, era un auténtico pirado de los ferrocarriles, las estaciones y todo lo relacionado con ello.

En Praga iba cada día a la estación de Francisco-José, compraba un billete de andén y procedía a una minuciosa inspección: hablaba con revisores y maquinistas y se informaba ansiosamente de las salidas y llegadas de trenes. Sabía el horario de memoria y si un tren llevaba retraso interpelaba a cualquier empleado que se le pusiera a tiro e incluso presentaba personalmente excusas a los pasajeros.

Mientras fue profesor en el Conservatorio miraba nervioso su reloj de ferroviario y súbitamente ordenaba a alguno de sus discípulos que fuera a la estación y se informara si el expreso Brno-Praga de las 11:20 horas había llegado a tiempo y de si su maquinista, Jaroslav Votruba, tenía algo interesante que comunicar.

Un día Joseph Suk, alumno músico y prometido de la hija de Dvorak, regresó a Praga en tren y queriendo impresionarle y satisfacer la pasión del maestro le detalló el viaje:

-Todo fue espléndidamente. Salimos de Krecovice puntualmente a las 2:34 horas, alcanzamos Benesov a las 3:18 y hemos llegado a Praga a las 5:46. Para más detalles el número del tren era el 10 726.

-¡Dios bendito! -exclamó escandalizado Dvorak-, ¡Qué loco estás!. ¿No sabes que el 10 726 es el número de construcción de la locomotora? El tren de Benesov lleva el número 187. Y volviéndose a su hija, refunfuñó: ¿Y esto, querida, es la especie de hombre con quien deseas casarte?.

Cuando le ofrecieron la dirección del nuevo Conservatorio Nacional de Nueva York, Dvorak tenía la incitante perspectiva de ver todas las nuevas y poderosas locomotoras americanas. Fascinado, contemplaba la antigua gran estación central embelesándose ante ella, de hecho todos los días se desplazaba de la calle 17 a la 155 solo para gozar de la fugaz contemplación del mayor espectáculo que Nueva York podía ofrecerle: el paso centelleante del Chicago-Express.

2 thoughts on “Anton Dvorak y los trenes

  • Rodrigo R. Ducati

    ¡Muy interesantes este blog, trae cosistas que no encuentras en otros y ademas son divertidas y faciles de leer!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies