Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

21/09/2017

Conclusión: el remero es un incompetente

Existe una veterana historia anónima en forma de chiste que seguro muchos de vosotros aplicaríais a vuestra empresa o a otras que de alguna manera habéis conocido (ese tipo de organizaciones donde abundan cabezas pensantes con despacho, plaza de garaje y corbata, empresas que presumen de lo avanzado de sus métodos y tecnologías aplicadas). Se trata del chiste de los remeros, una variante modernizada del viejo dicho: “Esto es España: uno trabajando y diez mirando”.

“Cuentan las crónicas, que en el año 96, se celebró una competición de remo entre dos equipos: uno compuesto por trabajadores de una conocida gran empresa española y otros por sus colegas de una empresa japonesa del mismo sector. Apenas se da la salida, los japoneses salen zumbando, banzai, banzai, dale que te pego al remo, y cruzan la meta una hora antes que el equipo español.

De vuelta a casa, la Dirección se reúne en comité para analizar las causas de tan bochornosa actuación, llegando a la siguiente conclusión que difunde el secretario -una vez levantada acta- a todo el personal de la empresa a través del correo electrónico:

“Se ha podido establecer que la victoria de los japoneses se debe a una simple argucia táctica: mientras que en su dotación había un jefe de equipo y diez remeros, en la nuestra había un remero y diez jefes de servicio. Para el próximo año se tomarán las medidas oportunas que reviertan este resultado”.

En el año 97 se repite la carrera y nuevamente el equipo japonés comienza a distanciarse desde la primera remada. Los españoles, pese a sus camisetas Lotto, zapatillas Nike y remos de carbono hidratado (que han costado a la empresa un ojo de la cara), llegan esta vez con dos horas y media de retraso.

Dirección convoca nueva reunión después de un sonado rapapolvo de Gerencia. Para estudiar lo acaecido encargan a un departamento ‘ad hoc’ la investigación y al cabo de dos meses de pesquisas se establece que: “El equipo japonés, con táctica obviamente conservadora, mantuvo su estructura tradicional de un jefe de equipo y diez remeros. Por el contrario, el equipo español, con las medidas renovadoras adoptadas después del fracaso del año pasado, optó por una estructura abierta, más dinámica y se compuso de un jefe de servicio, dos asesores de gerencia, cinco jefes de sección, tres representantes sindicales (que exigieron hallarse a bordo) y un remero. Por lo que el Comité de Dirección, tras minucioso análisis llega a la siguiente conclusión:

“EL REMERO ES UN INCOMPETENTE”

A la luz de tan crucial informe, la empresa crea un departamento especialmente dedicado a preparar la siguiente regata.

En el año 98, como el lector puede suponer, el equipo japonés se escapa nada más producirse la salida. La trainera hispana, cuya composición había sido encargada ese año al departamento de Nuevas Tecnologías, llega con cuatro horas de retraso. A fin de evaluar los resultados, vuelve a reunirse el Comité de Dirección con los representantes de la alta gerencia en la cuarta planta, o planta noble, del edificio de Dirección. Se llegó a la siguiente conclusión, según consta en acta:

“Este año, el equipo nipón, optó una vez más por una tripulación tradicional formada por un jefe de equipo y diez remeros. El español, tras una auditoría externa y el asesoramiento de los departamentos de Organización y de Informática y el informe de un grupo de consultores de Arthur Andersen, optó por una formación mucho mas vanguardista y operativa y se compuso de: un jefe de servicio, tres jefes de sección con plus de productividad, dos auditores de Arthur Andersen y cuatro vigilantes jurados de Prosegur con instrucciones concretas de no quitar ojo al único remero, al cual la empresa había amonestado y castigado quitándole todos los pluses e incentivos por el fracaso del año anterior.”

Tras varias jornadas maratonianas de reuniones al más alto nivel de Dirección con los diversos responsables de departamento y con el apoyo de un estudio de consultoría externo, se ha acordado que para la regata del próximo año el remero será expulsado de la plantilla de la empresa y sustituido por una contrata externa, ya que a partir de la vigesimoquinta milla marina se ha observado cierta dejadez en el remero de plantilla, una dejadez preocupante que se manifiesta en comentarios dichos entre dientes, entre remada y remada, del tipo:

“Anda y que os den” o “El año que viene va a venir a remar vuestra puta madre” y una actitud que incluso roza el pasotismo en la línea de meta.

15 thoughts on “Conclusión: el remero es un incompetente

  • Pingback: La Pirámide Invertida - INTERESTRELLADO

  • Dale click si quieres leer más

    Siempre y en todo momento es bueno buscar gente que tenga exactamente los mismos intereses que uno.
    Es por ello que llegué a tu lugar y me parece que tus artículos son excelentes.
    No quiero sonar adulador mas la verdad creo que tienes potencial al redactar.
    Me gustaría que tuvieses entonces la oportunidad de comprobar ciertos artículos que
    he escrito por mi cuenta. La verdad es que no se si son tan buenos como los tuyos mas
    intento hacer algo al respecto. Que bien es encontrarte en la red y espero que prosigas escribiendo que por aquí ya cuentas con un fan.

    Reply
  • diseño web madrid

    La siguiente etapa, es la de maquetacion de las webs, donde se estableceran por ejemplo los famosos css.

    Reply
  • PICAPORTE

    Pues tiene mérito y habla muy bien de la valía de los españoles pues aún con esas llegamos justo detrás de Japón.

    Reply
  • tempus fugit

    El remero tiene que hacerse valer. El problema es que siempre hay remeros bobos que aceptan remar, sabiendo las condiciones en que lo harán. La culpa siempre es del remero, no por perder la regata, sino por hacer que perviva el sistema que lleva al fracaso.

    Reply
  • Pingback: Los remeros españoles vs chinos, nueva versión de la fábula empresarial | Al otro lado del mostrador

  • manolopez78

    P.D.: y luego dicen que no somos competitivos en Uropa. No te jode? cada uno de los “jefes” de este equipo cobra tres o cinco o diez veces más que el remero y el unico que produce es el remero, es decir, que el remero debe trabajar para dar de comer a nueve jefes (27 si computamos sus sueldos al triple), y si no llega, pues se le echa y se le subcontrata por menos sueldo todavia para que lo que se ahorran con la sub se lo comen en pluses. Mierda de jefes medios que no hacen nada (y mejor, cada vez que hablan, sube el pan y la cagan), se comen los beneficios que producen los curritos y los que le corresponden al verdadero jefe (si es que aún está que suele ser el que levantó la empresa de la nada) con lo que el verdadero jefe es el que se cabrea con el que “produce poco”. Re-estructuring YA pero de jefecillos.
    Amo los gatos.

    Reply
  • Pingback: 29 tendencias en RRHH o cómo seguir dando palos de ciego « Blog: Más allá de la Formación

  • mariano gomez

    La mediocridad de España,en asuntos metaforicamente similares es historica,desde que comenzaron a perder todas las colonias en america y demas,con la cantidad de ejecutivos incompetentes,chupando de cuanto pueden,y un nivel intelectual tan bajo y la simpleza de la gente que a lo unico que aspiran en la vida es ir a un bar o una disco a ponerse hasta el culo de droga,y alcohol…que se podra decir….que les den gracias a Dios por haberlos colocados en europa,porque si los hubiesen puesto haciendo frontera con senegal o bolivia hasta comerian hierba….jejejejejeeeeeee.

    Reply
  • Ratón Pérez

    “Cada vez que lees un artículo y no dejas un comentario, alguien mata a un gatito en alguna parte del mundo…”

    Pues por mí, un aplauso al que tal hace!!!
    Ratón Pérez…

    Reply
  • Pingback: Estructura empresarial española « Meitpower, ahi

  • Pingback: Hasta pronto, ADN.es | Chiquiworld

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies