Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

29/05/2017

El arte contemporáneo o el poder de atraer imbéciles

Como en El traje nuevo del emperador, aquel célebre cuento de Hans Christian Andersen, a determinadas personas se les puede hacer creer cualquier cosa, insuflar cualquier idea por peregrina que sea. Es la eterna disyuntiva del arte, ¿una obra es buena y relevante porque la veo como tal o porque así me lo dicen?.

Con la cosa de que “no entendemos”, a menudo estamos tragando diseños y propuestas artísticas que en no pocas ocasiones han resultado ser memeces, simplemente chuminadas. No puede valer siempre aquello de que la capacidad estética hay que educarla para poder reconocer el talento. Antes que el refinamiento, que fácilmente degenera en tontería, está el sentido común y una mínima sensibilidad. Vamos a decirlo claro:

– Sobran artistas
– Sobran lameculos
… y lo sabéis…

En clave de humor como siempre, El Mundo Today nos recuerda esas galerías de arte donde son habituales los mirones con el pelo de color raro y que al hablar tal vez se hagan merecedores de la lapidación.

Transcribo el texto:

Cierra una galería de arte “porque solo acudían imbéciles”

“Javier Bávaro y Antonia Sancho han decidido cerrar la galería “Fluxus” de Barcelona, un negocio que, pese a la crisis económica, seguía siendo rentable y les permitía estar en contacto con el mundo del arte, su auténtica pasión. “Ayer vino una mujer de mediana edad con el pelo lila, estuvo observando las obras de nuestra exposición de Gerhard Richter y al terminar se nos acercó diciendo no sé qué del extrarradio conceptual, el desafío de lo organoléptico y algunas palabras en francés que ni siquiera comprendimos. Fue la gota que colmó el vaso”, explica Sancho. Su compañero confiesa que “no queremos que esto sea un centro de reunión de gilipollas”.

Ambos llevaban la cuenta de personas normales que se interesaban por sus exposiciones. “Al principio aún entraba gente que no daba la nota, pero al final ya era dificultoso encontrar a alguien que simplemente caminara normal”, dice Javier. “Cuando a un cliente que lleva media hora observando una tela te le acercas para gritarle ‘¿Pero qué miras, burro?’, te das cuenta de que es momento de cerrar el chiringuito”, concluye su socia.

Los responsables de la galería de arte insisten en que “podríamos publicar una taxonomía de imbéciles que daría para varios tomos” y lamentan que el arte contemporáneo atraiga a tanta gente “de este calibre”. Es paradójico, añaden, que “muchos de los que defienden que el arte es para la gente de la calle sean individuos que te impulsan a cambiar de acera si te los cruzas por ahí”.

Estas reflexiones no han dejado indiferente al sector y muchos galeristas critican el desprecio con el que Javier y Antonia hablan de los amantes del arte: “¿Qué pasa con el pelo lila? Entiendo que estamos ante un coágulo emocional provocado por sospechosos mecanismos semiológicos y, por supuesto, por miedos a la diferencia, a esa relación personal con la alteridad del acontecimiento a la que se refería Emmanuel Lévinas”, sentencia Krytsha A. Acommplissed, dueña del Centro de Arte Lyotard-Gargamelle. Antonia y Javier se reafirman: “¿Es que no se puede disfrutar del arte y luego ir a un bar a tomar un carajillo?”.

Tras cerrar la galería, Javier buscará trabajo y Antonia ejercerá de estilista en una conocida revista de moda, donde espera que “el ambiente sea más normalito”.

One thought on “El arte contemporáneo o el poder de atraer imbéciles

  • guillermo ponte

    Es lógico que una persona pueda hacer lo que quiera con la tintura de su pelo e incluso caminar dando pequeños saltitos o pesadamente como una embarazada a punto de parir, lo que no es lógico es esperar del arte una satifacción intelectual, para eso es mejor la literatura. Estos chicos de la galeria tiren toda la razón y es normal sentirse mal con esa clase de gente que se imagina o le enseñaron en algúna escuela privada que el artista y por tanto el arte pasa por el cerebro, definitivamente no es asi, creo que el el arte es un lenguage que pasa por otra parte, el cerebro solo sirve para recordar inconcientemente la técnica, siempre y cuando se la tenga, o para leer en su capa mas profunda, lo que aún tenemos de humanos.
    Lamento mucho que gente sensible tenga que cerrar una galeria de arte.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies