Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

28/04/2017

En memoria de Hilario Camacho

Si tu voz se ha roto
no digas nada,
tu tristeza se ha clavado ya en mi piel

Tendría yo 16 ó 17 años cuando alguno de mis hermanos mayores dejó olvidada en casa una cinta. En su portada un tipo de aspecto hippie con barba y gafas redondas. Era la ‘Estrella del Alba’ de Hilario Camacho y ya me encargué yo de que la cinta de cassette no saliera más de allí. En poco tiempo escuché sin parar su contenido de asombroso intimismo, una música repleta de sentimiento que hablaba de sueños, amores y cuentos, con metáforas y lírica a raudales.

En el panorama musical de entonces ya era extraña la coexistencia de esta música de cantautor con gente como Barón Rojo o Genesis, punks o new romantics -por poner ejemplos- y también que a un adolescente le llegara hondo la propuesta de Hilario Camacho a quien al parecer nadie de mi edad conocía. Lo lamentable es que salvo la etapa de ‘Tristeza de amor’ que aupó la televisión, tampoco se llegaría a conocer mucho posteriormente. Son los misterios de la música y las patadas de la vida a quien va por libre y no se vende.

No, nadie hablaba de Hilario Camacho, el artista sincero e individualista, el poeta que mostró su mundo interior y cuya música a mi me emocionaba en soledad, seguro que porque precisamente nacía de la soledad y otorgaba banda sonora a la conmoción de la adolescencia.

El último 16 de agosto un brevísimo apunte en el Telediario anunciaba la muerte de Hilario. Como además muchos estábamos de vacaciones la noticia pasó de largo sin más. Tenía sólo 58 años y muy pronto sacaba nuevo disco. Dolor y rabia por el silencio informativo, porque nunca fue reconocido como merecía, porque ahora clamaran voces hipócritas pidiendo homenajes póstumos al músico que siempre estuvo ahí creando composiciones sobre sentimientos profundos, humanos y universales.

Aunque no se ha dicho de manera explícita todo parece indicar que el gran cantor de sentimientos se quiso quitar de en medio, tal vez porque no encontraba ya su sitio y sintió que había llegado su particular ‘Final de viaje’.

Adiós a quien tuvo el don de la belleza y la melancolía en su voz clara y en su autenticidad.

15 thoughts on “En memoria de Hilario Camacho

  • Laura Martin

    Los que le queremos de siempre, no dejaremos que su recuerdo muera.Tenemos un grupo en facebook para su recuerdo y su música y él están vivos allí .Luchamos para que le pongan su merecida calle para que su música sea eterna. Seréis bienvenidos todos los Hilaristas de corazón.
    Saludos
    https://www.facebook.com/groups/callehilariocamacho/?fref=ts

    https://www.change.org/p/ayuntamiento-de-madrid-poner-a-una-calle-el-nombre-del-cantautor-hilario-camacho?just_created=true

    Reply
  • Javier

    Naci en 1960.

    En el madrid de 1980, vi en casa de unos amigos, por el suelo, un LP de vinilo.

    Estos amigos alguna vez lo pusieron, y escuche algo que nunca había escuchado.

    Voz y guitarra, eso era todo.

    No había fuerzas de ataque estilo AC/DC, no había belleza abstracta estilo Tangerine Dream, no había belleza directa estilo Pink-Floyd, no había dureza estilo Rolling Stones.

    Había voz, guitarra, y realidad humana.

    Desde entonces he sabido que era uno de los grandes.

    Como todos los grandes, hizo muchas tonterías , un buen porcentaje de sus obras musicales eran tonterias.

    Asi son los genios.

    Pero a donde llegaba con el resto, nadie ha llegado nunca.

    Leonard Cohen debería aprender de él.

    Hilario sabia recorrer mejor la profundidad.

    Walt Withman le daría la mano.

    En 2006, supe de su muerte, yo estaba en madrid, y me acerque al tanatorio de la M-30, donde estaba su cadáver .

    Vi a una mujer anciana, mayor, débil y llena de lagrimas.

    Supuse que era su madre, pero da igual, se notaba que estaba sufriendo, le quería.

    La di mi mano, la cogió y estreche las suyas, y se lo dije:

    ‘Yo le admiraba’.

    Me miro entre las lagrimas que salían de su ojos de anciana.

    No soy manager de Myle Cirus (Una pobre niña pervertida y reventada por el mas podrido de los males) , de Joaquin Sabian (Jamas le ha llegado ni a la suela de su profundidad), ni dueño de MTV.

    La basura rodea y crece sobre este planeta de mentes humanas.

    A mis 53 años, tengo la intima convicción de que no hay una raza humana, sino solo humanos, perdidos, entre un inmenso rebaño de animales.

    Hilario, allá donde estés, gracias, gracias.

    Cuando veo la ciencia (Es mi gremio), y se entablan discusiones sobre la vida inteligente en el universo, y veo a colegas míos debatiendo, peleando, sobre como sera su ciencia, su tecnología,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Recuerdo la letra, por ejemplo, de ‘pequeña muerte de niño’, ‘muerte de niño, y de estrella,,,’, y pienso que dudo mucho que ninguna raza del universo, aunque pueda domar supernovas, no podrá superar eso.

    No serán superiores.

    No lo podrán superar.

    Hilario,. vuela, en el cielo puedes, vuela gran ser.

    Reply
  • Arminio

    Lo sigo desde que grabó un pequeño disco para la universidad y desde que compré su primer elepé. El mejor cantautor desde el principio y hasta su final, al menos para mi y creo que para muchos otros que valoran las letras y la buenísima interpretación musical.

    Reply
  • Miguel

    Hilario siempre ha sido parte de mi. Recuerdo el primer concierto que fuí, fuimos andando un grupo de amigos desde La Rinconada hasta Alcalá de Guadaira en Sevilla, y después del concierto regresamos andando. Siempre ha sido algo mágico.
    LLegué a contactar varias veces por mail con él y me ha dejado un gran huella.
    A él le debo saber tocar la guitarra, siempre ha sido mi preferido su recuerdo siempre sobrevivirán.
    Arquitecto de Sueños.

    Miguel
    Paraglider.

    Reply
  • alexandromalaspina

    Siempre les digo a mis hijas que hay tres tipos de muertes, a saber:

    La primera, cuando pierdes la ilusión. Cuando se te acaban las ganas de luchar. Luchar por lo que sea, pero luchar.

    La segunda, cuando se te acaba la vida. Cuando tu corazón deja de funcionar.

    La tercera cuando te olvidan. Esta si es la muerte.

    Hilario no morirá porque no le olvidaremos, porque no se puede olvidar lo que es eterno y cuando se escribe que de pequeño era un niño buen cazador de nubes porque al cielo subía por sumas de escaleras….o que pienso, mas bien, que sin querer clavas espinas en tu propia piel… Hilario, ni yo ni mis hijas te olvidaremos y ya me ocupo, si el tiempo me deja, que tampoco te olviden mis nietos, porque yo tengo la vida, aún.

    Reply
  • Juancho

    Yo no tengo una prosa tan rica como la de algunos sentidos comentarios de aquí arriba, pero Hilario Camacho estaba más cerca de la revolución de Cristo que de las canciones de Bisbal… por eso Camacho murio en su cruz y por eso le hemos apedreado y crucificado. Al mejor artista, al mejor arquitecto de sueños que ha pasado por este pais.
    Los que se han encargado de ningunearlo están de enhorabuena. Hay que felicitarlos por su impecable trabajo, por su juicio, crucifisión, entierro y posteriores homenajes.
    Sabina, eres un tío muy ingenioso y un artista, pero Hilario era, por encima de todo: humano.

    Sabina, yo, de estar en tu lugar, trataría de reflexionar sobre el silencio y
    a quien hemos crucificado con él.
    …La música se ha convertido en un ruido continuo que no es otro que el tintinear de las monedas de Judas…

    Gracias por todo Hilario, que tu viaje sea feliz y que ya nunca te encuentres sólo. Y ya sé, de sobra lo sé, que no es rencor sino lástima lo que nos guardas.
    PD.-
    Seguiré tocando tus canciones toda mi vida.

    Reply
  • joaquin Benavides

    Estoy roto.¿Por qué tienen que desaparecer este tipo de personas? personas que cantan al amor , a la soledad en la que todos nos encontramos inmersos alguna vez en nuestra corta vida “pequeña muerte de niño , muerte de niño y de estrella”.Pero “volar es para pájaros” y él “extenderá sus alas blancas con las que abrazará el aire y rasgará el horizonte , llegará a cidudades lejanas como en sueños , para enseñarnos a todos que es posible la vida”, y en aquella “Estrella del “Alba” en la que ahora se encuentre , seguirá componiendo , con su mágica voz y guitarra , ” Ay Dolores ayy”

    Reply
  • Roberto Merino

    Desde hace 30 años lo sigo, ha sido para mi el mas grande, su forma de transmitir los sueños erán inigualables,su voz genial,y en directo tuve la suerte de verlo en dos ocasiones y era divino, oir interpretar sus temas, una pena inrrecuperable,siento un vacio perdido,siemto que su final del viaje llegó,y que ya no volverá la vista atras,ni irá a ver a su chica porque ya no sentirá igual que el,ni estará en su Madrid oscuro,……, y espero me informeis de su homenaje.

    Reply
  • Chema

    Conocí a Hilario gracias “A Pesar de Todo” allá por el mes de octubre de 1973. Le fui a ver a un concierto muy íntimo en el mini teatro de la calle Magallanes de Madrid. Y me dejó de piedra: la música, las letras, él y su forma de expresarse en aquel escenario de cuarto de estar. Detrás mío, un par de progres sección “izquierda divina” comentaban por lo bajines sus correrías sexuales entre canción y canción, en la pausa… no éramos muchos los espectadores; en fin… las canciones de Hilario, las andanzas de los dos vividores, el ambiente…no sé, algo ocurrió porque el que salió de aquel concierto era otro. Aquello me marcó para siempre. La época era de muermo gris y requetegris porque Franco seguía ejerciendo. Hilario y otros (Pau Riba) se dedicaban a otra forma de protesta menos manida que la de los otros cantautores al uso. Para Hilario la protesta era sobre todo vital…seguí a Hilario, le seguí de concierto en concierto. La tarde anterior a lo de Carrero Blanco y de la apertura del proceso 1.001 a los de CCOO dio un concierto en la Escuela de Minas de la calle Río Rosas…le seguí y acabamos conociéndonos. Un día me invitó a su casa que estaba junto a la Gran Vía, nos vimos en fiestas y otros saraos, le lleve a una asamblea de la CNT, pero él pasaba de esas militancias…todo estos encuentros se produjeron entre 1973 y 1977, luego fueron mucho más esporádicos. Una vez hablamos de los líos, trampas y grietas del “coco”, de las drogas y demás alucines. En 1985, o por ahí en el tiempo, le vi en un concierto en el Colegio Mayor Pio XII y comprobé que estaba en forma a pesar de todos sus fantamas, de nuestros fantasmas generacionales. Este verano al llegar a Madrid (ahora vivo demasiado lejos) mi padre fue el que me dio la noticia…tú no conocías a Hilario Camacho…ni siquiera mi padre (él y yo entonces estábamos en las antípodas de todo) se había olvidado de la revolución personal que me provocaron en su momento aquellas canciones porque menuda les monté en casa. Este verano he vuelto a escucharlas. Un saludo a todos.

    Reply
  • Justo

    Fué a principios de este verano cuando lo vimos actuar en Alhama de Murcia.

    Siempre te llevaré en el corazón.

    Reply
  • Amparo

    Yo también estuve en Peñarroya en aquel año . Pero yo, al contrario de Pedro Ängel , no iba a escuchar a Leño , ya conocía la música y las letras de Hilario . Para mí fue todo un lujo poder escuchar tan de cerca las canciones que iban conformando mi existencia. Por todo… gracias

    Reply
  • Amparo

    Yo también estuve en Peñarroya en aquel año . Pero yo, al contrario de Pedro Ängel , no iba a escuchar a Leño , ya conocía la música y las letras de Hilario . Para mí fue todo un lujo poder escuchar tan de cerca las canciones que iban conformando mi existencia. Por todo… gracias

    Reply
  • FRANCISCO JOSE - Sevilla

    Hilario nos acompaño a mi mujer y a mi desde los inicios de nuestra relación en 1980. Acompañó nuestros días de soledad y nuestras noches de pasión en aquel viejo seat-124.
    Recordamos la profundidad de sus letras , escuchadas y reflexionadas, entre tanto silencio.
    De manera intermitente, por la coyuntura del mercado musical, ha seguido en nuestras vidas.
    Recuerdo su concierto en Sevilla el la EXPO-92 y sobre todo el último de hace un par de años en el Teatro Lope de VEga , también en SEvilla.
    Su voz limpia , como siempre, pero también parecí entrever una cierta melancolía o tristeza en sus comentarios desde el escenario, como si estuviera cansado de la vida.
    En fin, gracias Hilario por lo que nos has dado a tanta gente, y deseo de corazón que allá donde estés seas feliz.

    Reply
  • pedro angel

    en los años ochenta, no recuerdo examente el año, fui a un concierto en peñarroya, donde actuaban: jaleo, hilario camacho y leño. ahora entiendo lo de contracorriente, se puso a cantar, como si nada, apagando la furia y los chiflidos, de todos los que estabamos alli, en principio nadie entendia, por que lo habian contratado, si todos ibamos a escuchar a leño

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR