Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/11/2017

John Keats. El romanticismo en estado puro

John Keats

Amigo de Percy B. Shelley, Lord Byron y Leigh Hunt, se le considera el poeta más puro que jamás haya existido (entendiendo por pureza poética su obsesión no solo por el contenido de la poesía y su significado, si no también por la métrica y la elegancia de la misma, así como por vivir acorde con el ideal del poeta)….


Keats fue el paradigma del poeta romántico:

Nacido en Finsbury Pavement el 31 de octubre de 1795 cerca de Londres, hijo de un cuidador de caballos, su vida estuvo plagada de sufrimientos:

Su hermano, su madre y el mismo murieron jóvenes de tuberculosis (el con veinticinco años) y su padre murió en un accidente de caballo dejándolos al borde de la banca-rota. Fue también denostado por la crítica y su trabajo no se reconoció hasta mucho tiempo después.

Durante su corta vida, su trabajo fue objeto de constantes ataques de índole política, y no fue hasta mucho después que el significado del cambio cultural que su trabajo presagiaba y ayudó a formar fue completamente apreciado.

La poesía de Keats se caracteriza por un lenguaje exuberante e imaginativo, atemperado por la melancolía. Con frecuencia Keats tenía la sensación de trabajar a la sombra de los poetas del pasado y sólo hacia el final de su vida fue capaz de producir sus poemas más auténticos y memorables.

En 1817 se trasladó a la Isla de Wight, donde empezó a trabajar en su nueva obra literaria. Poco después se encontró al cuidado de su hermano Tom quien, al igual que su madre en el pasado, sufría de tuberculosis.

Tras finalizar su poema épico “Endymion”, Keats inició un viaje a través de Escocia e Irlanda en compañía de su amigo Charles Brown. Durante aquel viaje, él también empezó a mostrar signos de infección y tuvo que volver de forma prematura. A su regreso, se encontró con que Tom había empeorado considerablemente. Tom murió en 1818.

Al pesar por la muerte de su hermano se unió el hecho de que la crítica había maltratado su “Endymion” al igual que lo había hecho con “Poemas”. John decidió entonces volver a trasladarse; esta vez a vivir en la casa londinense de su amigo Brown.

Allí conoció a Fanny Brawne, quién había estado viviendo en la casa de Brown con su madre, y al poco se enamoró de ella. La publicación póstuma de la correspondencia entre ambos habría de escandalizar a la sociedad victoriana.

Entre tanto, durante la primavera y el verano de 1819, Keats escribió sus mejores poemas: “Oda a Psyche”, “Oda a una urna griega” y “Oda a un ruiseñor”.

El primero de ellos es un tributo a una diosa que, aparentemente, no tuvo una gran devoción en la Grecia Antigua; Keats promete a Psyche construirle un santuario. En el segundo, “Oda a una urna”, intenta hablar con una urna que descubre en un museo; la urna le responde con las palabras siguientes «la belleza es la verdad, la verdad es belleza, esto es todo… lo que necesitas saber». En “Oda a un ruiseñor”, el yo lírico se eleva entre los árboles, con las alas de la poesía, para reunirse con el ruiseñor que allí canta.

Al año siguiente, su relación con Fanny tuvo que acabar, cuando Keats empezó a mostrar un empeoramiento de la enfermedad que había diezmado a su familia. Los médicos le aconsejaron que dejase el frío clima londinense y que se trasladara a Italia con su amigo Joseph Severn, donde había sido invitado por su amigo P. B. Shelley. Durante un año, esto pareció que le permitía mejorar; pero, al final, su salud volvió a deteriorarse y murió a principios del año siguiente, el 23 de febrero de 1821. Su cuerpo está enterrado en el cementerio protestante de Roma; sobre su lápida, según quería que fuera su epitafio, se lee

«Aquí yace alguien cuyo nombre fue escrito en agua».

La Caída De Hiperión

Tienen los locos sueños donde traman
elíseos de una secta. Y el salvaje
vislumbra desde el sueño más profundo
lo celestial. Es lástima que no hayan
transcrito en una hoja o en vitela
las sombras de esa lengua melodiosa
y sin laurel transcurran, sueñen, mueran.
Pues sólo la Poesía dice el sueño,
con hermosas palabras salvar puede
a la Imaginación del negro encanto
y el mudo sortilegio. ¿Quién que vive
dirá: “no eres poeta si no escribes
tus sueños”? Pues todo aquel que tenga alma
tendrá también visiones y hablará
de ellas si en su lengua es bien criado.
Si el sueño que propongo lo es de un loco
o un poeta tan sólo se sabrá
cuando mi mano repose en la tumba.
Soñé que en un lugar estaba donde
palmera, haya, mirto, sicomoro
y plátano y laurel formaban bóvedas
cerca de manantiales cuya voz
refrescaba mi oído y donde el tacto
de un perfume me hablaba de las rosas.
Vi un árbol de boscaje recubierto
por parras, campanillas, grandes flores

One thought on “John Keats. El romanticismo en estado puro

  • sol

    Llegue a este hermoso poeta por el libro de Virginia Woolf, Las olas…donde un personaje llamado Louis lo nombra, entre otros.

    Es maravilloso, quisiera su obra completa.

    Gracias por este aporte, me sirvio mucho:)

    un saludo.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies