Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

20/11/2017

La extraña Maratón de 1904

extraña_maraton01

En los Juegos Olímpicos de 1904 celebrados en Saint Louis (Missouri), de los 32 atletas que tomaron la salida en el maratón solamente 14 llegaron a la meta.

extraña_maraton02

El primero en cruzarla fue el norteamericano Fred Lorz, que estuvo entrenando por las noches debido a su profesión de albañil. Lorz había sido ya fotografiado con la hija del presidente Roosevelt y estaba a punto de recibir la medalla de oro cuando se supo que había cubierto 18 de los algo más de 42 kilómetros de la prueba montado en el coche de su entrenador, quien al parecer viendo que su pupilo no podía más lo invitó a subir. Juntos recorrieron esa distancia hasta que una avería del coche provocó que Lorz bajara y continuase trotando hacia la meta.

El aplauso de la multitud rápidamente se convirtió en abucheo. Lorz intentó sin ningún éxito explicar que se trataba de una broma y recibió por castigo la expulsión de toda competición atlética, si bien unos meses después le levantaron dicha sanción y un año más tarde ganaría la maratón de Boston, esta vez sin trampas.

extraña_maraton03

En su lugar fue proclamado vencedor el segundo clasificado de la prueba, su compatriota Thomas Hicks, payaso de profesión, quien estuvo a punto de perder la vida porque unos amigos que le acompañaban en coche se dedicaron a suministrarle brandy, claras de huevo y sulfato de estricnina, sustancia habitualmente usada en los matarratas, y cuando estaba sediento, agua del radiador del propio automóvil. Hicks al llegar a meta se desmayó y posiblemente habría muerto de no ser atendido por varios médicos. Por suerte se recuperó, recogió su medalla y decidió no volver a correr más maratones.

extraña_maraton04

Y hubo más personajes insólitos en una carrera desarrollada bajo un calor intenso y sobre caminos que levantaban nubes de polvo, como el cartero cubano Félix de la Caridad Carvajal y Soto, más conocido como Andarín Carvajal, que se había pagado de su propio bolsillo y como buenamente pudo el viaje desde La Habana y una vez en USA llegó a Saint Louis haciendo autoestop tras haber sido desvalijado (otra versión asegura que en realidad perdió todo el dinero en Nueva Orleans jugando a los dados).

El caso es que se presentó a la salida en el último instante y literalmente con lo puesto: zapatos de calle y pantalón largo, por lo que tardó en salir mientras le recortaban un poco los pantalones. Aún así iba primero en mitad de la carrera cuando se desvió del trazado metiéndose entre los manzanos de un huerto y como llevaba días sin comer trincó varias manzanas demasiado verdes que no le sentaron nada bien. Tuvo que reposar con fuertes retortijones (otra fuente afirma que llegó incluso a echarse una siesta rápida) y pese a todo acabó cuarto.

extraña_maraton05

También corrieron Len Taunyane y Jan Yamasani, originarios de una tribu sudafricana que se encontraba por entonces en la Exposición Universal de Saint Louis formando parte de un espectáculo de exhibición. Son considerados los primeros africanos negros en competir en unos Juegos Olímpicos. Taunyane terminó noveno y seguro podría haberlo hecho mejor de no haber tenido que salirse del recorrido tratando de escapar de un par de perros rabiosos que parecían querer devorarlo en aquella carrera épica e irrepetible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies