Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

19/09/2017

Que no cunda el pánico

“-Así que ya está -dijo Arthur-, vamos a morir.
-Sí -admitió Ford-; a menos que…, ¡no! ¡Espera un momento! -De pronto se abalanzó por la cámara hacia algo que estaba detrás de la línea de visión de Arthur-. ¿Qué es ese interruptor?
-¿Cuál? ¿Dónde? -gritó Arthur, dándose la vuelta.
-No, sólo estaba bromeando -confesó Ford-; al final, vamos a morir. (…)
-¿Sabes una cosa? -le dijo Arthur-; en ocasiones como ésta, cuando estoy atrapado en una escotilla neumática vogona con un habitante de Betelgeuse y a punto de morir asfixiado en el espacio profundo, realmente desearía haber escuchado lo que me decía mi madre cuando era joven.
-¡Vaya! ¿Y qué te decía?
-No lo sé; no la escuchaba.
-Ya.”

Guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies