¿A qué se van a dedicar los españoles para ganar dinero?

Hace un par de semanas, charlando con mi amigo Pablo detrás de unas pintas de cerveza una noche en un bar de estos con decoración de madera envejecida y camareras guapas que te cobran 7 euros por una birra, tuvimos una conversación bastante interesante relacionada con la actual situación económica en nuestro paí­s.

El tema podría condensarse en una sola frase: ¿A qué nos vamos a dedicar los españoles para ganar dinero?

Esta conversación surgió obviamente como consecuencia de la terrible crisis que aquí están padeciendo sectores como el de la construcción y afines y que directa o indirectamente da de comer a una inmensa cantidad de ciudadanos.

Si tenemos en cuenta que el motor de nuestra economí­a era el turismo y la construcción y que ambos están dejando de funcionar, un sombrí­o panorama se pinta ante nosotros.

Otra de las cosas que permitieron en nuestro paí­s un crecimiento económico sin parangón ha sido el hecho de que los españoles consumí­amos mucho y ahorrábamos poco. Esto último, se quiera o no, hace que el dinero circule y genere riqueza.

Pero he aquí­ que nos encontramos ante otro escenario.

El consumo ha descendido brutalmente, el sector inmobiliario en bancarrota y España que cualquier mal año podría dejar de ser un paí­s atractivo para el turismo.

Yo le comentaba a Pablo que lo peligroso del tema no era todo esto, sino que al no tener ningún sector puntero como la industria, la tecnologí­a o la investigación, el problema era muy serio.

No nos olvidemos que la poca industria que tení­amos (textil, calzado, astilleros) sucumbió hace años cuando la marea de la «globalización» hizo que nuestro mercados no pudieran competir con la mano de obra barata de extremo oriente.

Un ejemplo de esto último lo he vivido directamente en mi familia, donde mi primo tuvo que cerrar la fabrica textil familiar que tenia en Cataluña después de muchas inversiones y tras casi 100 años de existencia debido a la imposibilidad de competir en precios con China. Decenas de trabajadores terminaron en la calle y mi primo hubo de reciclarse pasando a trabajar en una empresa como comercial vendiendo chimeneas de obra.

Lamentablemente, ahora la crisis de la construcción le vuelve a dar de lleno en plena cara.

El sector primario español (agricultura, ganaderí­a y pesca) quedó también muy tocado debido a las fuertes reconversiones y ajustes tras la entrada de España en la Unión Europea.

Actualmente el campo ya no es rentable y las pocas ganancias que genera están en manos de los especuladores, quienes aumentan los precios hasta un 700% respecto a lo que pagan en origen sin sonrojarse en absoluto. La picaresca española no tiene limites.

Por si todo esto no fuera poco, existe una cuestión añadida en España, un problema doble de mentalidad y estructural.

En España no cuaja una verdadera mentalidad empresarial. La gente prefiere otras opciones y las trabas que impone la administración a la creación de una pequeña empresa o el auto-trabajo como autónomo desalientan a cualquiera.

Además seguimos con una rémora: una enorme masa humana se ocupa en administraciones públicas que duplican funciones en toda la pení­nsula y suponen un coste imposible de mantener. Son 17 parlamentos territoriales (aparte del gubernamental), decenas de consejerí­as y diputaciones territoriales, ayuntamientos, diferentes policí­as autonómicas…

Ojo, con esto no quiero decir que a las respectivas comunidades autónomas no se les reconozca sus legítimos derechos constitucionales. Pero seamos prácticos, una carga burocrática excesiva, con el tiempo resultará insostenible. España es el paí­s mas descentralizado del mundo y eso cuesta mucha pasta…

Pero no enredemos con estas cosas y centrémonos en el titulo de este articulo.

¿Que va a hacer España si algún día supera la crisis?

Sin construcción, sin industria, con un sector turístico vulnerable, una tecnologí­a escasamente desarrollada y un sector primario débil… más bien poco.

¿Serí­a posible dar un giro a nuestra economí­a y empezar a invertir en industria y tecnologí­as que impulsen un futuro de crecimiento económico?

Pues sí, pero como me dijo mi madre hace poco, esto supondrá un enorme esfuerzo que no se materializará de forma inmediata. Una difícil inversión a largo plazo.

1) Tal vez sería buena idea centrarnos en tecnologías, fabricación de productos de alto valor y desarrollo de energí­as renovables.

No obstante parece complicado: los productos orientales se perfeccionan año a año y ofrecerán la misma calidad que los nuestros a un precio con el que no podemos competir.

Por otro lado las energí­as renovables no son una exclusiva de España; hay un montón de paí­ses invirtiendo en ello.

La solución de enfocarnos hacia la alta tecnologí­a es muy interesante, pero se me ocurren un montón de trabas al respecto, ya que no hemos sido una nación donde se haya potenciado la cultura tecnológica por sí misma. Destacamos más bien en la creación de dinero rápido.

2) ¿Por qué vamos a ser mejores que los indios desarrollando software o que los chinos fabricando dispositivos, cuando ellos llevan haciéndolo mucho mas tiempo y dominan el mercado mundial?

3) ¿Seríamos capaces de hacer frente a la industria del lujo con productos de alta calidad como franceses, italianos o alemanes?

¿Soluciones?

No hay solución única, en mi humilde opinión es sumamente compleja. No solo tenemos que cambiar de mentalidad sino todo el paí­s de arriba abajo y esto no será algo rápido ni muchas veces factible. Es importante dar pasos:

• Investigación y conocimiento. Son el diseño y la fabricación los que crean tecnología, generan empleo y crean oportunidades.

• Además la enseñanza universitaria debe estar en consonancia con eso.

• El Turismo es nuestra principal fortaleza, no hay que abandonarlo en ningún caso pero sobre todo evitar que se agoten sus fórmulas.

• Más inversión fuera y presencia internacional

• Innovación. Que la estructura estatal y de partidos mejoren su visión de futuro (hasta ahora han suspendido esta asignatura).

• Fortalecer industrias como la moda, el ocio y el entretenimiento

• Luchar sin descanso contra los desequilibrios endémicos de este país: ricos/pobres, campo/ciudad, gran empresa/PYMES…

Lo se, son directrices genéricas que se nos ocurren entre tragos de cerveza, pero esto es lo que hay.

Desgraciadamente en el largo camino se quedarán muchas familias, crecerá el número de parados de larga duración y muchos no volverán a trabajar (otro día hablaremos de la automatización de procesos que suprimirá millones de puestos de trabajo).

Demasiada buena gente con ilusiones que han nacido en un paí­s equivocado en un tiempo equivocado lo pasarán mal.

En fin, querido lector, muy posiblemente (y ojalá me equivoque) en poco tiempo España deje de ser un paí­s importador de emigrantes para convertirse en un exportador de los mismos.

7 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies