Categoría: Gafas sucias

Jamás vayáis a la comarca de la Sagra, hijos míos…

Un miembro del foro de Internet más gamberro, bestia, divertido, chalado, brutal y extraño de España (Burbuja Info) (un foro sin ningún tipo de moderación) publicó uno de los «Posts» más legendarios de este foro. El mismo se titulaba: «No vayáis a la Sagra hijos míos«. En ese Post el autor nos escribía las negativas

La locura de las actualizaciones de software

Imagínese usted, querido lector/a, que una desconocida y «altruista» empresa decidiera que cada vez que usted sale de su casa a trabajar o a hacer la compra, la misma mandara una cuadrilla de diseñadores de interiores y de albañiles a su casa para redecorarla y hacer reformas.  De esta manera, cada vez que usted volviera

Wayfaring Stranger, una plegaria antes de la batalla

En 1917, la justamente celebrada película de Sam Mendes, poco antes del final el protagonista -un agotado Schofield– alcanza a escuchar un canto, un dulce lamento hacia el que se dirige hechizado.    Y es entonces cuando en un claro del bosque encuentra al fin las tropas inglesas que busca en su misión infernal. Antes

La señora Pavelic

En una tumba de oro En los años 90, durante la guerra de los Balcanes, los milicianos croatas cantaban a un líder «que descansa en Madrid en una tumba de oro». Se referían a Ante Pavelic, dirigente de la Croacia independiente en tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

El último retrato

La expresión latina Memento mori («Recuerda que morirás») viene a subrayar lo inevitable de la muerte para todos. Durante siglos se utilizó como tópico y eje central de uso frecuente en las artes para resaltar la fugacidad de la vida.

Un tal Carlovich

Vaya, esto no ha salido bien En abril de 1974, la selección argentina de fútbol se desplazó a la ciudad de Rosario para disputar contra un combinado local un partido de preparación para el Mundial que tendría lugar en Alemania ese mismo año.

El cartero rural que soñó con un palacio

Un día de 1879, al regresar de su recorrido diario como cartero rural, Ferdinand Cheval tropezó con una piedra de forma curiosa que le recordó de inmediato un sueño. Cosas de lo más profundo de su imaginación que ya venía incubando. Según contaría más tarde: «Era una piedra de forma tan extraña que la puse

ACME, la marca mágica de nuestra infancia

A través de innumerables episodios disfrutamos de las peripecias de un coyote esmirriado  y hambriento que no deja de elaborar complicados planes para capturar al correcaminos, ese pájaro burlón que atraviesa las carreteras del desierto como un cohete inalcanzable. Y así es, a pesar de tentativas tan ingeniosas, el Coyote nunca consigue atrapar al Correcaminos
Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies