La teorí­a del caos y el efecto mariposa

La teorí­a del caos trata ciertos tipos de comportamientos impredecibles de los sistemas dinámicos.

La idea de la que parte la Teorí­a del Caos es simple: en determinados sistemas naturales, pequeños cambios en las condiciones iniciales conducen a enormes discrepancias en los resultados. Este principio suele llamarse Efecto mariposa.

La naturaleza no lineal de la atmósfera ha hecho afirmar que es posible que el aleteo de una mariposa en determinado lugar y momento, pueda ser la causa de un terrible huracán varios meses más tarde en la otra punta del globo.

Una de las mayores caracterí­sticas de un sistema inestable es que tiene una gran independencia de las condiciones iniciales. De un sistema del que se conocen sus ecuaciones caracterí­sticas, y con unas condiciones iniciales fijas, se puede conocer exactamente su evolución en el tiempo.

Pero en el caso de los sistemas caóticos, una mí­nima diferencia en esas condiciones hace que el sistema evolucione de manera totalmente distinta. Ejemplos de tales sistemas incluyen la atmósfera terrestre, el Sistema Solar, las placas tectónicas, los fluidos en régimen turbulento y los crecimientos de población.

Por ejemplo, el tiempo atmosférico, según describió Edward Lorenz, se describe por 3 ecuaciones diferenciales bien definidas.

Siendo así­ que, conociendo las condiciones iniciales, podría predecirse el tiempo en el futuro. Sin embargo al ser un sistema caótico y no poder discernir con exactitud los parámetros que fijan sus condiciones iniciales (en cualquier sistema de medición, por definición, se comete error por pequeño que sea), hace que aunque se conozca el modelo, éste diverja de la realidad pasado un cierto tiempo.

Por otra parte, el modelo atmosférico es teórico y puede no ser perfecto y el determinismo en el que se basa también es teórico.

¿Que tiene que ver todo esto con la informática, nuestra principal ocupación? Pues es muy simple:

Los sistemas caóticos necesitan de ingentes cantidades de datos, procesos y ecuaciones para poder ser estudiados y aquí­ es donde entran en juego los ordenadores.

Actualmente varios de los ordenadores más potentes del mundo como el “Earth Simulator” japonés se encargan de intentar, dentro de lo posible, predecir el clima pese a tratarse de un sistema caótico.

Un Comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies