The Church: Spark

The Church se formaron en Sydney (Australia) en 1980 con Peter Koppes y Nick Ward en su inicio. Lo completaron Steve Kilbey y Marty Wilson-Piper.

Personalidad musical

Teniendo el Rock como punto de partida, su música fue abriéndose progresivamente hacia diversos estilos, como el Rock Gótico y el Sinfónico, si bien nunca permanecieron mucho tiempo anclados en un estilo concreto. Han sido y son difícilmente clasificables.

Paisajes sonoros y guitarras a cargo de una de las grandes bandas australianas.

Las amplias atmósferas que creaban con las guitarras los convirtió en un grupo de amplias pretensiones y gran originalidad. El carácter de misterio, mitológico y poético de las letras, distingue algunas de sus señas de identidad.

Primeros pasos

El debut con Of Skins And Heart (1980), que contení­a un magní­fico The Unguarded Moment, tuvo muy buena acogida en el mercado australiano, propiciando la primera gira nacional. Nick Ward abandonó la formación y Richard Ploog fue el nuevo batería.

The Blurred Crusade (1982) presenta estructuras de guitarra más elaboradas que se convertirían en parte del característico sonido «The Church». Un disco más complejo e influenciado por la psicodelia de los años sesenta que fue recibido por el público con cierta frialdad.

La compañía exigió material más comercial y ello dio lugar a la publicación de un EP llamado Sing Songs a finales de 1982, donde la banda se entrega a una música más oscura y experimental y versiones de otros artistas.

En realidad comenzaba una trayectoria de experimentación musical y compositiva que ya no tendrí­a fin.

Por el camino de la experimentación

Fruto de esa postura serí­an los dos discos siguientes: Seance (1983) y Remote Luxury (1984). El término «Seance» hace referencia a sesiones de brujerí­a y espiritismo y de hecho en la portada hay una chica entre virginal y gótica que sostiene una rosa y se cubre con túnica sobre un fondo completamente negro.

A lo largo de 1982 emprenden su segunda gira por Australia y una mini-gira por EE.UU. La banda estaba desarrollando unos tí­picos ecos y reverberaciones para la baterí­a y las guitarras eléctricas, creando un sonido atmosférico a través de canciones con un estilo muy personal y, en su mayoría, escasamente comerciales.

A pesar de que para algunos críticos era una de las bandas más interesantes del mundo, para el gran público estos álbumes resultaron oscuros y crípticos y se vendieron mal a nivel internacional.

Debido a todas esas circunstancias, a la altura de 1985 The Church se encuentran en plena crisis artística, con bajas expectativas e incluso dudas respecto a su continuidad.

Sin embargo a comienzos de 1986 la banda comienza a trabajar en el estudio la composición de un nuevo álbum, esta vez incorporando elementos orquestales con distintos instrumentos. El resultado es un disco muy cuidado y homogéneo, más elegante y accesible. Con Heyday (1986) el grupo alcanza un sólido equilibrio.

El disco es muy bien acogido por sus seguidores pero las bajas ventas provocan la rescisión de contrato y The Church se quedan sin compañía discográfica. Deciden entonces salir de Australia y firmar con la compañía Americana Arista en 1987.

Llegó el éxito

Buscando mayor reconocimiento se trasladan a Los Angeles para grabar en 1988 Starfish, el trabajo que al fin les daría a conocer ante el gran público.

Sin abandonar las atmósferas envolventes habituales, la banda se centra ahora en capturar su esencia con un sonido más claro, cercano y brillante. Componen canciones tan sublimes como Under The Milky Way, éxito en América, Reptile, North, South, East and West y Destination. Un discazo.

Gracias a Starfish obtienen gran audiencia en la radio y realizan una gira mundial que tuvo como destino, entre otros países, España.

Y a partir de aquí­, a pesar de lo mucho que podríamos hablar de ellos, me retiro bruscamente porque la discografí­a de los Church es mareante: veintitantos LP’s en conjunto más la carrera en solitario de los distintos miembros. Pocos de esos discos han sido editados en nuestro país, sin embargo ellos siguen en activo.

Siempre han sido especialistas en crear paisajes sonoros amplios y llenos de texturas y aunque te sumerjas en alguno de sus trabajos densos, encontrarás una brillante melodí­a de fondo y un toque envolvente.

Una banda cambiante y de muchas facetas que aparece y desaparece sin dejar de ser siempre lo mismo: una banda magistral. Es curioso que quienes tantas veces fueron asociados con lo oscuro y siniestro al mismo tiempo sean tan luminosos.

The Church: Spark

LYRICS

I’m saturated
Wet with your tears
You spill so easily
In reflection I’ll see you again
Approach me, soak me
Faith, faith, breathe!

‘Cause it’s here, it’s where the air is clear
Where far off things could be quite near
No repairs are needed
Just a spark!

I’m interested
You’ve always been a subject
That I could learn
Splendid hills, unconquerable mountains
Climb, don’t ever turn back
Seed, seed, grow!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies