Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

25/09/2017

El diagnóstico del doctor

El Dr. George Fordyce (1736-1802) fue un prestigioso anatomista y químico escocés que enseñó y ejerció en Londres. Dio clases de química, materia medica y práctica de la medicina y fue una autoridad en enfermedades infecciosas. Se me olvidaba. También un gran admirador de los leones.

Al parecer sus estudios y observaciones le convencieron de que el rey de la selva era del reino animal el más sabio alimentándose, ya que ingería una sola vez al día pero lo hacia hasta la saciedad. Si el león, que obedece a la naturaleza infalible, come grandes cantidades del tirón, ¿por qué no hacer nosotros lo mismo? (debió de pensar).

Dicho y hecho. Por espacio de unos veinte años el Dr. Fordyce siguió el régimen del león, reemplazando el agua por otros líquidos más contundentes. Cada día a las cuatro de la tarde entraba en el restaurante londinense “Dolly’s Chop House” donde el cocinero, que ya lo conocía, le preparaba a la parrilla libra y media de carne (unos 680 gr.), amén de un asado de pollo o pescado no inferior a 500 gr. Entretanto el camarero le servía una buena jarra de cerveza fuerte, una botella de oporto y un cuarto de pinta de brandy.

Todo lo engullía nuestro amigo con alegre celeridad. Concluida la comida enfilaba hacia un café para soplarse un vaso de brandy con agua, luego a otro para tomar uno más, y finalmente a un tercero donde culminaba la faena. Bien reconfortado regresaba a casa listo para tronar sus lecciones de quimica.

A raíz de estos hábitos debieron de ocurrirle toda suerte de anécdotas, aunque sólo una ha llegado a nuestros días. Dicen que en una ocasión cuando el Dr. Fordyce atendía a una señora aquejada por una enfermedad misteriosa, encontró que era incapaz de tomarle el pulso de lo cargado que iba, por lo que murmuró entre dientes: “¡Qué borrachera, Dios mío, qué vergüenza!”. Para su sorpresa la mujer lloró silenciosamente y el Dr. Fordyce, después de prescribir un remedio, dejó el lugar como buenamente pudo. Al día siguiente recibió un mensaje y un cheque. Su paciente le rogaba fuese lo más discreto posible al tiempo que le agradecía que hubisese sido el único médico capaz de adivinar su dolencia, ya que ella bebía en secreto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies